Enviar
Hidroeléctrica costará $1.200 millones
Planta Reventazón se financiará con fideicomiso

ICE acordó no aliarse a Electrobras o Sinohydro para desarrollar obra

La construcción de la planta hidroeléctrica más grande del istmo se financiará mediante la figura de fideicomiso.
Consiste en el proyecto hidroeléctrico Reventazón, el cual tendrá una potencia de 305 megavatios.
Para poner en marcha este megaproyecto se necesita reunir al menos $1.200 millones.
La obra es parte de la agenda eléctrica que desarrolla el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para evitar apagones en el futuro.
La misión de conseguir los recursos para constituir el fideicomiso le fue encomendada al Banco Interamericano de Desarrollo.
Esta entidad tiene tiempo hasta enero para convencer a dos bancos comerciales para que participen en el financiamiento de la obra.
El dinero que se obtenga será administrado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el cual se encargará de construir y operar el proyecto.
Una vez construida la planta, el ICE pagará una mensualidad al BCIE por la energía que produzca. Reventazón pasaría a manos del Estado cuando venza el contrato.
Mientras se estructura el fideicomiso, el ICE anunció que contratará préstamos directos y aportará fondos propios para ir avanzando con los trabajos.
Hasta ahora en el ICE desconocen cuánto aportarán los bancos comerciales para la obra ni qué porcentaje pedirán prestado o pondrán de sus propios recursos.
Uno de los temas que descartó el instituto eléctrico fue aliarse a Electrobras o Sinohydro para que contribuyeran al financiamiento y construcción de Reventazón.
Esas empresas, propiedad de los gobiernos de Brasil y de China respectivamente, mostraron interés en participar en la obra.
“No hay participación externa en el esquema, pues a la fecha no se obtuvieron compromisos aceptables por parte de esos grupos”, explicó Gravin Mayorga, gerente de Electricidad del ICE.
No obstante, ambas firmas podrán participar en las licitaciones para contratar algunos de los trabajos, agregó el gerente, quien no detalló cuáles obras se subcontratarían.
Actualmente Reventazón registra un avance en su construcción del 25%, que se ha financiado con fondos aportados por la entidad, informó Mayorga.
Pese a que aún el ICE no ha concluido la estructuración definitiva del fideicomiso, su gerente eléctrico asegura que la fecha de inauguración del proyecto se mantiene para enero de 2016.
Cuando entre a operar, Reventazón pasará a ser la obra hidroeléctrica más importante de la región, destacó Luis Roberto Rodríguez, director del proyecto.
Con sus 305 megavatios (MW) de potencia, desplazará por cinco MW a las plantas El Cajón, de Honduras y Fortuna en Panamá, hasta ahora las más potentes.
Esa potencia será suficiente para abastecer de manera simultánea 525 mil hogares, más o menos la cantidad de viviendas que hay en San José, Cartago y Heredia juntas, de acuerdo con los datos del censo de población vigente.
Las dimensiones de Reventazón también marcarán un hito para el ICE, ya que con los 130 metros de altura y 527 de ancho que medirá la represa se convertirá en la más grande construida en el país.
El embalse también será una gran obra, pues abarcará un área de 7 kilómetros cuadrados, y tendrá la capacidad de almacenar 118 millones de metros cúbicos de agua.

Danny Canales
[email protected]







Ver comentarios