Enviar
Planificación urbana

Actualmente solo 17 de los 81 cantones existentes poseen un plan de desarrollo urbano que recoja los proyectos de crecimiento a futuro para la totalidad de su territorio.
Esta situación demuestra por qué la mayoría de centros poblacionales del país ha crecido en forma desordenada, sin tomar en cuenta proyecciones humanas, de infraestructura y de salud.
Costa Rica ha estado acostumbrada a vivir arreglando emergencias, tapando huecos, solucionando problemas que surgen cada día, sin establecer planes claros sobre el país que deseamos dentro de una década y más allá.
Nuestro horizonte debe ser más extenso que eso. Naciones más desarrolladas han aprendido a establecer proyectos de futuro en donde los planes van más allá de una simple reproducción de lo que se quiere.
Los papeles establecen las necesidades de las personas que aún no han nacido. Con base en ello piensan sobre el tamaño que se requiere en nuevas carreteras, escuelas, hospitales y otros servicios públicos.
Por el contrario, en Costa Rica se han venido presentando por años problemas por construcciones que se realizan en zonas indebidas, algunas incluso sin permisos, casas que se levantan en lugares de alto riesgo, carreteras con una planificación inadecuada que no soportan el crecimiento vehicular.
Esto es algo que debe cambiar.
Las autoridades que tienen a cargo el tema han prometido que atenderán el asunto de forma prioritaria.
Para el próximo año se destinarán unos $4 millones para costear los estudios y elaborar nuevos planes de acuerdo con las necesidades actuales.
El compromiso ahora es que esos recursos sean aprovechados al máximo para que no se pierdan en informes técnicos y tediosos que –como muchos— se han hecho en el país y no pasan más allá de la gaveta de un burócrata.
Esto no ha sido un secreto y algunos sectores, como el inmobiliario, lo han advertido abiertamente.
Ellos inclusive han apelado a que los recursos se utilicen con una adecuada fiscalización, para evitar problemas.
La intención de tocar el tema de la planificación en forma más seria es loable. Convertirlo en una realidad es el reto por cumplir.


Ver comentarios