Enviar
Empresas buscan establecer medidas que reduzcan los gastos y maximicen el uso de los recursos
Petróleo aprieta a aerolíneas

• Varias compañías estadounidenses comenzarán con recortes de planillas en setiembre
• Otros que podrían verse golpeados por la crisis son los fabricantes de aeronaves

Javiera Gutiérrez M.
[email protected]

Recortes de gastos y de personal, ajustes tarifarios y reducción en la cantidad de vuelos son algunas de las medidas que varias aerolíneas internacionales han anunciado como consecuencia de la escalada de precios que ha llevado al petróleo a bordear los $140 por barril.
La empresa norteamericana Continental Airlines, que recientemente firmó un acuerdo para compartir redes y servicios con United Airlines, fue una de las más drásticas al anunciar que reducirá un 6,4% su capacidad en setiembre. De igual forma la compañía ofreció a sus más de 45 mil empleados cobertura de salud y privilegios para viajes gratuitos para aquellos que quieran retirarse voluntariamente, mientras se eliminan 3 mil puestos de trabajo.
A partir de setiembre, la compañía también reducirá la frecuencia de ciertos recorridos y disminuirá en un 11% su oferta en vuelos domésticos —número de asientos por kilómetro— con respecto al mismo periodo de 2007. Sin embargo, fuentes de esta empresa en Costa Rica informaron que no se espera que esta medida tenga repercusiones en las oficinas de Continental Airlines en el país.
Por otro lado, United Airline
s anunció recientemente que despedirá alrededor de 1.100 empleados y que los recortes de pilotos comenzarán en setiembre, según informó The Wall Street Journal.
El caso de la aerolínea Transportes Aéreos del Continente Americano (TACA) tiene una visión más optimista del problema y esperan una mejora de la situación del precio de los combustibles.
“Esperamos que en el segundo semestre del año, el precio del petróleo no siga subiendo, sino que más bien se dé una estabilización y hasta una disminución de estos costos. Esto dado que los productores de este combustible, como Arabia Saudita, están anunciando que van a aumentar la oferta, lo cual bajaría los precios”, auguró Fernando Naranjo, presidente de TACA, quien recalcó que hasta ahora las medidas tomadas se han hecho con el fin de no afectar a sus clientes, “principalmente en cuanto a recortes de gastos y en posposición de inversiones”, agregó.
Asimismo, el alza sostenida de los combustibles podría golpear a los fabricantes de aeronaves, como Airbus y Boeing, puesto que las aerolíneas postergarían o incluso abandonarían por completo los pedidos de aviones nuevos.
Estas dos grandes compañías fabricantes de aviones, han acumulado pedidos de hasta 7 mil modernas naves de ba
jo consumo de combustible en los últimos tres años. Sin embargo, según advirtió The Wall Street Journal, si el crudo se disparara el panorama sería distinto; las aerolíneas tendrían que abogar por el retraso de las entregas o la disminución de los pedidos y no solo saldrían afectados los fabricantes de aviones, sino también los proveedores de motores y otros implementos.
Por su parte, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) ha enfocado sus esfuerzos en trabajar en la campaña llamada Gold Team, la cual tiene el objetivo de cooperar con las líneas aéreas en la elaboración de medidas que ayuden a estas compañías a reducir gastos.
Asimismo, IATA se encuentra en negociaciones con los gobiernos y los administradores de los aeropuertos para revisar los esquemas de precios de los aeropuertos y establecer ciertos mecanismos que aporten a estas iniciativas de ahorro.
“Si bien no podemos intervenir en las medidas que tomen las aerolíneas en forma interna, estamos trabajando con las compañías y las autoridades para buscar estrategias encaminadas a reducir costos. Estas medidas van por el lado de la reducción de tiempos de chequeo de los pasajeros, la implementación de equipos de chequeo automático y el uso de
boletos electrónicos, entre otras”, aseguró Luis Carlos Arce, presidente de IATA en Costa Rica.


Ver comentarios