Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



NACIONALES


No se respetan áreas de conservación

Pesca industrial extranjera amenaza Isla del Coco

Desde 2008 no se detiene a ninguna flota internacional por esta actividad

Jeffry Garza [email protected] | Jueves 16 agosto, 2018

Carlos Uribe posa en un jardín con un libro de tiburones
“El tema de pesca ilegal es una amenaza global de altísimo impacto negativo para el sector pesquero y Costa Rica no es la excepción”, dijo Carlos Uribe, presidente de la Fundación Amigos Isla del Coco. Gerson Vargas/La República


La pesca industrial amenaza los recursos naturales de la Isla del Coco, ante los pocos controles que existen para evitar que las flotas extranjeras invadan zonas protegidas.

De hecho, desde 2008 no se detiene a ninguna flota internacional en actividad ilegal en la isla, de acuerdo con una investigación de la Fundación Amigos Isla del Coco (Faico).

Costa Rica ha promulgado una zonificación a través de polígonos que excluyen a la flota industrial atunera en esta área como instrumento de manejo y conservación, sin embargo, el estudio ha demostrado que esta zonificación no ha sido respetada.

Faico hizo un monitoreo satelital de la Zona Económica Especial y el Área de Conservación Marina (ACMC) de la isla entre enero de 2012 y junio del año anterior, y detectó avistamientos en estos espacios de buques de cerco (atuneros), palangre oceánico y arrastre de profundidad de bandera extranjera.

En total se detectaron 130 incursiones en estas zonas de embarcaciones de cerco, 68 de ellas en la ACMC. De las 6.700 especies marinas identificadas en Costa Rica, el 16% se encuentra en esta área protegida.

La presión pesquera atunera extranjera es 17 veces mayor que toda la flota palangrera costarricense.

Esto es una amenaza para la flota nacional, ya que además de invadir zonas protegidas, los buques internacionales afectan la actividad comercial de los pescadores costarricenses.

Estas embarcaciones además emplean radioboyas, a pesar de ser consideradas ilegales.

“La producción pesquera que se va con las flotas extranjeras no aporta a la economía nacional, va en desmedro de la flota local y destruye los ecosistemas nacionales existentes”, estimó Carlos Uribe, presidente de Faico.

Existe un agravante que impide controlar efectivamente esta situación, que es la desactualización del marco legal en temas marítimos.

“El marco legal requiere constante actualización, las actividades lícitas e ilícitas aumentan y evolucionan, por tanto, los mecanismos de control y seguimiento deben hacerlo”, aseguró Uribe.

Se debe expedir la Ley de Navegación, así como agilizar los procesos judiciales relacionados con la pesca ilegal, según el conservacionista.

La protección de los ecosistemas es además fundamental para la disponibilidad de los recursos.

Los peces en zona protegida se reproducen, engordan y migran hacia los espacios comerciales, donde la flota nacional puede sacar provecho.

En tanto, la sobreexplotación del recurso marino ha llevado a los pescadores a una crisis.

“Se busca que los pescadores puedan salir de su dificultosa operación y mejoren su condición socioeconómica, al transformarse en un elemento fundamental en la economía nacional, potenciando la producción y exportación pesquera de especies y productos permitidos”, explicó Uribe.

La Isla del Coco es parque nacional desde hace 40 años, y fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en 1997 y sitio Ramsar en 1998.

Medidas paliativas

El Gobierno ha emprendido varias acciones en pro de salvaguardar la Isla del Coco.

  • La incorporación de tres lanchas patrulleras oceánicas por parte del Sistema Nacional de Guardacostas (SNG)
  • ACMC y Faico elaboraron un plan de prevención, protección y control a cinco años
  • Vigilancia satelital del SNG
  • Se propone el uso de nueva tecnología a la vigilancia para detectar la flota “oscura”


Fuente: Estudio Faico


NOTAS RELACIONADAS