Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 5 Octubre, 2015

La democracia costarricense tiene raíces en la protesta; válida hoy, para opositores de las empresas estatales, o sindicatos…

…desde Moncho

“Perderíamos mucho si abrimos o eliminamos Recope”

La frase no es de algún “sindicalista chavista antisistema” que tanto enoja a algunos.
En la entrevista de Diario Extra el martes 29 de setiembre al presidente de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Antonio Galva, y su director ejecutivo, Miguel Masís, respondieron a la pregunta de la periodista, si estaban a favor del cierre de Recope.


El señor Galva respondió: “Nosotros no queremos que ese bien salga de manos del Estado. El costarricense todavía no ha entendido que las empresas del Estado pueden funcionar con la apertura, pero en el caso de Recope es diferente… Creo que debemos ser mucho más claros en ese mensaje y decirle al consumidor final que perderíamos mucho si abrimos y eliminamos Recope”
Los empresarios, no los trabajadores de Recope, reconocen: “Los combustibles en Costa Rica no son más caros que en el resto de Centroamérica. Cuando se hacen los análisis, se concluye que los precios son más bajos que a nivel centroamericano y suramericano… somos más eficientes a nivel centroamericano para distribuir combustibles, incluyendo el transportista, la estación de servicio y la operación de Recope”.
La explicación es del señor Masís, director ejecutivo de la Cámara de Empresarios de Combustibles.
La periodista insiste: ¿Ante los precios de los combustibles hay grupos que abogan por el rompimiento del monopolio de Recope pues traería entre otros, precios más bajos?
El señor Galva responde:“Como costarricense, considero que debemos impulsar a una empresa que es nuestra y que por siete años, es la número uno a nivel centroamericano”. Agrega Masís:“En estos momentos los índices de calidad de Recope superan por mucho lo que se hace a nivel centroamericano”. Para rematar Galva agrega:“Aparte de que somos más baratos, tenemos mejores combustibles”.
Dirán que la marcha del sábado, además de pedir el cierre Recope, se convocó para denunciar los “privilegios” de los trabajadores. Ciertamente esa convención colectiva, ya denunciada por la Presidenta de Recope, deberá ser renegociada.
Sin embargo, los argumentos anti RECOPE, pulverizados por los empresarios Galva y Masís, se complementan con lo que publicó el 27 de setiembre en su muro de FB el Dr. Luis Paulino Vargas Solís, economista y profesor Universitario: “Los sueldos y salarios de Recope representan el 2% del precio de los diversos combustibles… Supongamos que se procede a eliminar esa parte de los gastos, a fin de dejar los salarios considerados “razonables y aceptables”. ¿Cuánto se ahorraría?
Facilísimo, la décima parte del 2%, es el 0,2%. El precio del litro de gasolina súper es hoy de ¢635. ¿Cuánto disminuiría el precio gracias a ese recorte de “privilegios”? Igualmente fácil de calcular: el 0,2% de 635 es 1,27%. Esa sería la reducción, pasaría de ¢635 a ¢633,73”
La marcha de los opositores a Recope legitimó la protesta en la calle… La democracia costarricense tiene raíces en la protesta; válida hoy, para opositores de las empresas estatales, o sindicatos…

Iris Zamora