Enviar
Pentacampeón casero
Roger Federer se siente cómodo ganando en Basilea

El suizo Roger Federer ganó por quinta vez el torneo de Basilea, su ciudad natal al derrotar ayer en la final al japonés Kei Nishikori, por 6-1 y 6-3.
En su primer torneo desde que participó en el Abierto de Estados Unidos, Federer no tuvo inconveniente alguno en imponerse a Nishikori, en una hora y 12 minutos, en la final 98 de su carrera para apuntarse el título 68 en su palmarés.
Federer mantiene en Basilea un récord de cinco títulos: 2006, 2007, 2008, 2010 y 2011, con final además en 2009 (perdió contra Novak Djokovic)
Con esta victoria, el jugador suizo añade Basilea a los torneos que ha ganado ya cinco veces o más: Halle, Wimbledon, Abierto de EE.UU. y Copa Masters.
Nishikori, de 21 años, semifinalista este año en el Masters 1.000 de Shanghái, había dejado en la cuneta al checo Tomas Berdych y este sábado se convirtió en el primer japonés en vencer a un número uno (Djokovic), y en el primer tenista asiático en doblegar al líder de la ATP desde el tailandés Paradorn Srichaphan, en Tokio en 2003 contra el australiano Lleyton Hewitt.
Ganador en Delray Beach en 2008 y finalista en Houston en abril esta temporada, se enfrentaba contra Federer por primera vez. El jugador nipón solo dispuso de una ocasión de romper el servicio del suizo, y no lo aprovechó, y por contra perdió el suyo en cuatro ocasiones, después de que Federer tuvo 13 para robárselo.
En semifinales, Federer superó a su compatriota Stanislas Wawrinka, por 7-6 (5) y 6-2, y alcanzó la final de Basilea por sexta vez en su carrera.
Por su parte, el japonés Kei Nishikori fue verdugo del primer favorito, el serbio Novak Djokovic, que, lesionado, cayó en tres sets (2-6, 7-6(4) y 6-0).
La resistencia del nipón, que alcanzó en Basilea la tercera final de su carrera en busca de su segundo título, fue excesiva para Djokovic, que comenzó con contundencia pero que decayó paulatinamente, a medida que su lesión mermaba su juego.

Basilea
EFE

Ver comentarios