Enviar
Parodia nostálgica

• La más reciente propuesta animada de los estudios Dreamworks, es un homenaje burlesco a la ciencia ficción

Monstruos vs. Aliens
(Monsters vs. Aliens)
Dirección: Rob Letterman y Conrad Vernon. Animación. Duración: 1.34. Origen: EE.UU. 2009. Calificación: 8.

Cada vez más afianzada en el campo de la animación digital, la empresa productora Dreamworks da su primer paso en la renovada tecnología de tercera dimensión (3D), con resultados satisfactorios. No está a la altura de Bolt” (2008) ni mucho menos de “Coraline” (2009), pero aun así, “Monstruos vs. Aliens” es una propuesta amena y divertida. Sus principales limitaciones radican en su falta de universalidad: no todo el público la disfruta de igual manera.
Los niños no pueden entender los guiños cinéfilos contenidos en el guion, mas aprecian el buen humor, el dinamismo espectacular y una irresistible galería de personajes estrafalarios. En cuanto a los adultos, solamente quienes conocen y aman la ciencia ficción de antaño, podrán gozar de esta parodia nostálgica, concebida como un homenaje burlesco a la tradición del género.
La caída de un meteorito provoca un cambio radical en la vida de Susan Murphy. Mientras se está casando, Susan crece de forma desmedida, hasta alcanzar los 15 metros de altura. Capturada por las autoridades militares, la joven giganta es llevada a una prisión especial, donde conoce a otros seres extraños: el enorme Insectosaurio, un científico loco con cabeza de cucaracha; una criatura gelatinosa llamada B.O.B. y un ser anfibio conocido como El Eslabón Perdido. Cuando la Tierra es invadida por alienígenas hostiles, los monstruos se convierten en la única esperanza de salvación para la humanidad.
El argumento es poco más que una excusa para juntar un sinnúmero de referencias a títulos como “La guerra de los mundos” (1953), “El monstruo de la laguna negra” (1954), “Godzilla” (1954), “La mosca” (1958), “El ataque de la mujer de 50 pies” (1958) y “La masa devoradora” (1958), solo para citar los más obvios. La forma de concatenar tantos elementos es bastante ingeniosa y se presta incluso para efectuar consideraciones válidas sobre la emancipación femenina y el respeto por la diversidad.
Las escenas de destrucción masiva son impactantes, sin perturbar por ello a los más pequeños. La elaboración gráfica es de primera calidad, ostentando logros notables en la definición expresiva de los caracteres principales.
Los típicos trucos del sistema 3D, con objetos que parecen salirse de la pantalla, deberían ser un valor agregado. En realidad, no agregan mucho a un espectáculo digno, que alcanza un nivel de entretenimiento más que aceptable.
Ver comentarios