Parecidos pero diferentes a WhatsApp
Arte Jean Carlo Castro/La República
Enviar

Parecidos pero diferentes a WhatsApp

Twitter e Instagram (Facebook) presentaron cambios en sus servicios, para competir en el terreno de los mensajeros

La masificación de los celulares inteligentes y el acceso a la banda ancha prácticamente en cualquier lugar (a través de la red celular o Wi Fi) harán que 2013 sea recordado, en materia de tecnología digital, como el año de la definitiva consolidación de los mensajeros instantáneos.
Mucho tuvo que ver en esto la verdadera revolución en las comunicaciones que está produciendo la aplicación WhatsApp, que no solo conecta a los usuarios para un eventual contacto, sino que además está generando comunidades de conversaciones en todo el mundo.
El avance de WhatsApp está impactando fuertemente en los planes de sus competidores: desde Google (con sus Hangouts) hasta Facebook, BlackBerry y otros jugadores están haciendo sus apuestas para obtener una tajada en este mercado, que sigue creciendo y aún no muestra tener techo.
Este año, por ejemplo, BlackBerry decidió abrir su Messenger a las plataformas rivales (Android y iOS); Facebook creó una aplicación específica de mensajería (independiente de la red social); y ahora los que están anunciando sus proyectos de mensajeros instantáneos son Twitter e Instagram (propiedad de Facebook).
El servicio de Twitter más indicado para competir en el mercado de los mensajeros instantáneos es el de los mensajes directos (DM). Los directivos de Twitter saben que si quieren ganar en ese terreno tienen que lograr que los DM sean cada vez más atractivos.
Y eso es lo que vienen haciendo. La semana pasada anunciaron una nueva función en su aplicación oficial que ahora permite enviar fotos a través de los DM. Lo único que hay que hacer es entrar a los mensajes directos; y allí aparecerá un botón con una cámara (en la Web) o de una imagen (en los celulares). Al seleccionarlo se podrá elegir la imagen que se desea enviar.
Esta modificación de la aplicación de Twitter quedaría como una anécdota más, si no fuera que se suma al fuerte rumor que circula —desde hace algunas semanas— acerca de que Twitter estaría desarrollando una aplicación de mensajería propia, independiente de la oficial de la red social. Una aplicación especialmente dedicada al intercambio de mensajes directos.
La otra empresa que movió sus fichas la semana pasada fue Instagram (es decir, Facebook). Anunció que su servicio (para tomar fotos, intervenirlas y compartirlas) ahora también permite enviar mensajes directos y privados entre usuarios. Esos mensajes pueden contener fotos y también videos y se pueden compartir hasta con 15 personas al mismo tiempo. Instagram ya tiene más de 150 millones de usuarios en todo el mundo.
Según los desarrolladores, el objetivo de Instagram es que los usuarios ahora puedan mantener conversaciones privadas alrededor de una imagen o un video, sin tener que compartir ese contenido con todos los seguidores en la red social de las imágenes.
Así está el panorama. Facebook, Twitter, Google, Microsoft (con Skype), cada uno con sus herramientas, cada uno con sus fortalezas y sus debilidades, pero todos unidos en un mismo objetivo: bajar del pedestal a WhatsApp. Quién sabe si lo lograrán.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina


Ver comentarios