Enviar
Paraguay rumbo a elecciones

Partido Colorado en peligro real de perder el poder por primera vez en 60 años

Asunción
EFE

Los paraguayos indecisos tienen dos días para decidir su voto en las elecciones generales del domingo, después de una larga y crispada campaña que comenzó a fines del año pasado con la elección de los candidatos por los partidos políticos.
En las últimas jornadas la campaña proselitista, en especial para la elección del próximo presidente del país para un mandato de cinco años se ha radicalizado por los duros ataques al favorito en intención de voto, según los sondeos, el ex obispo Fernando Lugo.
Lugo ha logrado aglutinar en torno a su candidatura a grupos de ideologías tan dispares como el centenario Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), de centroderecha, o el minoritario Partido Movimiento al Socialismo (P-MAS) para tratar de terminar con 61 años de poder del Partido Colorado.
El domingo se conocerá si “la campaña sucia” que, según Lugo, han desencadenado en su contra el Gobierno, el equipo de la candidatura oficialista de Blanca Ovelar, y el general retirado Lino Oviedo, ha tenido efecto entre los casi 2,9 millones de electores paraguayos habilitados de una población de seis millones.
Las encuestas, cuya divulgación está prohibida desde 15 días antes de los comicios, concedían una ventaja del candidato de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC) de entre seis y 11 puntos, sobre el segundo lugar, disputado por Ovelar y Oviedo, un ex oficialista que lidera la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (Unace).
Oviedo, que fue condenado a 10 años de cárcel por una asonada en 1996 y absuelto por el Supremo en octubre pasado, acusó en su propaganda y sus intervenciones a Lugo de vinculación al grupo de extrema izquierda que secuestró y asesinó a Cecilia Cubas, hija del ex presidente Raúl Cubas.
Además, el general retirado identifica al candidato de la APC con los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia, mientras que el propio presidente del país, Nicanor Duarte, insistió el viernes en que “sectores del gobierno (venezolano) estarían acompañando a otras propuestas electorales”.
Esta misma semana, Duarte denunció la posibilidad de que después de la victoria de su candidata el domingo agitadores bolivianos, ecuatorianos y venezolanos provoquen una ola de violencia en el país porque la oposición no reconocerá su derrota.
Sin embargo, el jefe de Estado aseguró en la rueda de prensa de el viernes que “la Policía Nacional, las Fueras Armadas, en un segundo nivel, estarán vigilantes para preservar el orden, garantizar los espacios de participación en las zonas urbanas del Paraguay profundo”.
También garantizó el apoyo a los fiscales y jueces electorales “en los lugares donde se presenten conflictos”.
Ante los ataques, Lugo se ha limitado a denunciar que es víctima de una “campaña sucia de injurias y calumnias” y el viernes prefirió reiterar ante la prensa extranjera su temor al fraude que, dijo, “es un tema que está en el tapete y se respira en la atmósfera”.
Analistas locales consideran que por primera vez en seis décadas el Partido Colorado corre un peligro real de perder el poder, pero que también en caso de una victoria de Ovelar, ex ministra de Educación, en estas elecciones puede terminar la larga transición democrática en el país.
Aunque hasta ahora se han celebrado cuatro elecciones generales desde el golpe del 3 de febrero de 1989 contra el dictador Alfredo Stroessner, Ovelar es la primera mujer que aspira al cargo, sin ser una dirigente de peso del partido.
La transparencia del proceso será vigilada por observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), con la ex canciller de Colombia, María Emma Mejía, al frente de la misión, la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES), presidido por el ex presidente del mismo país, Andrés Pastrana, así como por dos organismos privados.

Ver comentarios