María Luisa Avila

Enviar
Jueves 25 Julio, 2013

Hay que controlar esta plaga, reducir su número, y hay que hacerlo con urgencia, la asesoría de veterinarios es fundamental para su adecuado control


Palomas de Castilla

Recientemente se generó una discusión en torno a la eliminación de un grupo importante de palomas de Castilla en el parque de Guadalupe. Este hecho causó consternación entre muchos por la forma en que fueron eliminadas y el impacto visual que ocasiona ver tantas aves muertas en un mismo sitio.
Sin embargo, lamentablemente, estas aves son consideradas una verdadera plaga ya que no solo causan daños en la infraestructura, sino que están asociadas a muchas enfermedades en los seres humanos.
Las palomas de Castilla son portadoras y transmisoras de bacterias, virus, hongos y parásitos. Dos de estas enfermedades son muy preocupantes en nuestro medio, una de ellas la toxoplasmosis que reviste particular importancia si la adquiere una embarazada, ya que dependiendo de las semanas de gestación puede ocasionar desde un aborto, hasta el nacimiento de un niño con muchas malformaciones congénitas: hidrocefalia, ceguera, sordera, retardo mental.
Si se adquiere al final del embarazo el niño puede nacer en apariencia sin problemas, pero años después inicia con trastornos visuales que pueden conducir a la ceguera: coriorretinitis por toxoplasma.
Tradicionalmente la toxoplasmosis se ha asociado a contacto con gatos, sin embargo cada vez hay más reportes de casos asociados a contacto con palomas en parques o sitios donde ellas abundan. La otra enfermedad grave es la histoplasmosis, que en menores de dos años se disemina a órganos vitales como el hígado, el bazo y la médula ósea, tiene una alta tasa de mortalidad y un tratamiento complicado y por largo tiempo.
El histoplasma es un hongo que se encuentra en grandes cantidades en el excremento de las palomas y de los murciélagos, llegando a nuestro organismo a través de inhalación. Después de los dos años, causa una neumonía severa la cual puede ser letal.
Además de estas enfermedades, las palomas tienen parásitos como pulgas, piojos, garrapatas, pueden ser vectores de brotes de salmonelosis (cuadro de diarrea con sangre y moco), de psitacosis (inicia en el pulmón como una neumonía, pero puede diseminarse).
Las palomas no son una especie autóctona, es capaz de desplazar otras especies como los come maíz, algunos pericos y palomas nativas. Han proliferado en todo el mundo, debido a la costumbre de alimentarlas en los parques, lo cual no solo aumenta la presencia de estas especies, sino también de los roedores que conllevan más riesgo a la salud humana.
Hay que controlar esta plaga, reducir su número, y hay que hacerlo con urgencia, la asesoría de veterinarios es fundamental para su adecuado control y que este se haga siguiendo los preceptos de respeto por la vida animal.

María Luisa Ávila