País destina $250 mil anuales a prevenir emergencias aéreas
“El reto que vislumbramos para atender un accidente aeroportuario indudablemente tiene que ver con infraestructura vial, para agilizar el tránsito de vehículos de emergencia”, aseguró Juan Belliard, director de Operaciones y Seguridad de Aeris. Gerson Vargas/La República
Enviar

Costa Rica invierte alrededor de $250 mil anuales mediante el fortalecimiento de protocolos de seguridad operativa, capacitación de personal y campañas educativas que permitan prevenir cualquier emergencia área.

Ese monto no incluye el costo de capacitaciones al personal aeroportuario ni a las instituciones involucradas en simulacros.

Las autoridades trabajan desde hace años en adecuar sus lineamientos de acción a las medidas internacionales que dicta la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI en inglés) para asegurar una respuesta óptima con la menor afectación posible.

Hasta el momento, se cuenta con la aprobación de este organismo y la supervisión de Aviación Civil junto con Aeris, ente administrador del aeropuerto Juan Santamaría.

La OACI otorgó al país un 90% de aprobación en certificación de aeródromos; esta cifra está muy por encima de la calificación mínima requerida para permitir operaciones, que es del 60%.

El promedio anual de accidentes aéreos entre 2011 y 2015 era de 25, la mayoría provocados por errores humanos; los elementos naturales y fallas mecánicas aparecen como otros responsables de los siniestros, según Aviación Civil.

De lo anterior se puede deducir que, en los últimos años, ocurre un incidente dos veces al mes, la mayoría calificados como leves.

Ante la llegada de nuevas aerolíneas provenientes principalmente de Europa, el reto de contar con planes de contingencia ante incidentes se vuelve más grande, por lo que el país está invirtiendo más recursos con este objetivo.

“Los procedimientos existen. Las entidades involucradas saben qué hacer y cómo proceder en caso de una emergencia; los planes operativos tienen instrucciones claras para asegurar que los participantes intervengan con la prontitud y eficacia requeridas”, aportó Rolando Richmond, subdirector general de Aviación Civil.

Recientemente el Juan Santamaría realizó un ejercicio práctico general de emergencia, con el objetivo de medir el tiempo de respuesta de 22 organismos encargados, el cual reflejó resultados positivos.

“Vamos por buen camino en el tema de seguridad operativa, cada aerolínea nueva que llega evalúa nuestros procesos y eso nos hace mejorar, es destacable también la cultura de los costarricenses cuando se trata de dar espacio a vehículos de emergencia; en términos general estamos preparados”, confirmó Juan Belliard, director de Operaciones y Seguridad de Aeris.

Los simulacros totales se realizan cada dos años por disposiciones internacionales, y los protocolos de seguridad deben garantizar que los vuelos planificados no sufran modificaciones.

Mientras que los parciales se llevarán a cabo semestralmente, con el objetivo de actualizar y probar los protocolos.

Además se fortalecerán los planes de búsqueda y rescate de posibles heridos dentro y fuera de los aeropuertos. 

Ver comentarios