Otra sorpresa, Djokovic eliminado
Enviar
Otra sorpresa, Djokovic eliminado

El checo Tomas Berdych, número siete del mundo, venció por 3-6, 7-5 y 6-1 al español David Ferrer, quinto favorito, en la Copa de Maestros de Londres y ese resultado significó la eliminación de Novak Djokovic.
Así se dio la segunda sorpresa del torneo, luego de que Rafael Nadal quedara fuera.
En el primer duelo del día, Djokovic cayó frente a su compatriota Janko Tipsarevic, por 3-6, 6-3 y 6-3, y debió esperar los acontecimientos de este partido para conocer si seguía con vida. Necesitaba que Berdysh no ganara.

Cuando parecía que Ferrer se convertiría en la llave de Novak al ganar con autoridad el primer set, despertó el tenista checo para hacerse con la segunda y tercera manga, llevarse el partido y el primer lugar del grupo.
Ahora en semifinales, Ferrer se enfrentará a Roger Federer y Berdysh se las verá con el francés Jo-Wilfried Tsonga.
Durante el encuentro, el español se presentó al partido sin la necesidad imperiosa de ganar, ya que sus victorias contra Andy Murray y contra Djokovic le habían asegurado su paso a la siguiente ronda, pero contaba con la motivación de evitar encontrarse con Federer, uno de los jugadores que mejores sensaciones han dejado en la primera ronda del torneo.
El español se lanzó desde el principio al ataque e imponía con cierta comodidad sus servicios y sabía sorprender a su rival con bolas inesperadas que dejaba cerca de la red, en una zona inalcanzable para Berdych.
Con paso de los juegos fue afinando la raqueta del gigante checo, de 1,95 metros de altura, quien, por momentos, movía de un lado a otro de la pista a Ferrer, 20 centímetros más bajo, y que devolvía con agilidad los tiros ajustados de su rival.
Berdych enviaba con fuerza bolas rectas con las que trataba de superar al español a base de potencia, mientras que Ferrer bombeaba algo más sus disparos y buscaba una y otra vez el revés del checo para provocar sus errores.
El equilibrio en el marcador se rompió poco antes de concluir el primer parcial, cuando Ferrer logró romper el servicio del checo y se hizo con un último juego en blanco (6-3).
El poder del saque del checo era un reto para su rival, que jugaba al resto con inteligencia y sabía envenenar las bolas adecuadas para poner en aprietos a su rival.
Los nervios pudieron con el alicantino en el que cedió la iniciativa, y Berdych pareció desperezarse para volver a abrumar a Ferrer con un vendaval de golpes para imponerse por 7-5.
El ritmo del duelo se aceleró en un tercer parcial en el que no tuvieron que pasar más de diez minutos para que Berdych se situara con tres juegos de ventaja y acabara pasando por encima del español anotando un contundente 6-1 a su favor.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]

Ver comentarios