Enviar
Fuerzas en contra de partidos políticos tradicionales incapaces de llegar a acuerdos para formar coalición
Oposición no logra unirse para elecciones 2010

  • Elección del candidato presidencial es uno de los temas más difíciles
  • PAC descarta que vaya a unirse a este movimiento en una convención
Carlos J. Mora
[email protected]

La lucha por una causa común supuestamente los había unido. Su fortaleza estaba centrada en evitar la aprobación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) y el interés político de sus integrantes no iba más allá de esto.
Sin embargo, la derrota del No en el referéndum del 7 de octubre de 2007, les abrió un nuevo camino. Pocos minutos habían pasado desde que el Tribunal Supremo de Elecciones dio por válida la victoria del Sí al Cafta, para que los integrantes de la coalición opositora anunciaran sus intenciones de formar una fuerza política de cara a las elecciones de 2010.
Más de un año ha pasado desde ese momento y aunque sus precursores dicen estar anuentes a integrarse políticamente, lo cierto del caso es que más bien se percibe una dispersión.
La antigua unión parece haber quedado enterrada en el pasado pues ahora existen diversos aspectos que los alejan.
El principal escollo es que discrepan sobre el modelo de integración; es decir, si la coalición luchará solo por la Presidencia de la República o también lo hará por curules en el Congreso y munícipes.
Pero la disyuntiva no acaba ahí; otro dilema es el eventual candidato presidencial de esa coalición, tema por demás sensible en un grupo de personas en el que se habla de que existirían varios interesados.
“La posibilidad sigue abierta, pero hay que reconocer que es algo complicado, yo lo que he propuesto es que abramos juntos un debate para no dispersarnos, decidir cuál será nuestra propuesta al país y si la elección de nuestro candidato será mediante una convención o una consulta a los diversos sectores sociales”, aseguró José Merino, diputado del Frente Amplio y uno de los miembros que integraron la coalición del No al Cafta.
Por ahora, y debido a que aún no existe ningún acuerdo, algunos de los primeros incentivadores de la coalición han apostado por impulsar sus ideas en sus propias tiendas.
Desde finales del año anterior José Miguel Corrales y Rolando Araya, ex candidatos presidenciales y ambos ex militantes del Partido Liberación Nacional (PLN), emprendieron la renovación de las estructuras de sus nuevos partidos: Unión Patriótica y Alianza Patriótica, respectivamente.
“Nosotros apostamos a una coalición total y general, esperamos que este año logremos celebrar una convención y ratificar la coalición de oposición, pero de momento nosotros ya empezamos a trabajar para los comicios de 2010”, dijo Corrales, quien admitió estar interesado en que el eventual candidato de la coalición sea de su partido.
Por su parte, la agrupación de Rolando Araya apoyaría solamente la coalición a escala presidencial.
“Nuestro partido tiene un mensaje de cambio a todos los costarricenses que se sienten huérfanos en estos momentos de crisis”, afirmó Araya, quien no descartó la opción de convertirse en el candidato.
En medio de este panorama, otros precursores de la antigua coalición contemplan al Partido Acción Ciudadana (PAC) dentro de sus planes de trabajo, pero Ottón Solís, líder de los rojiamarillos, dijo que no sabe nada “de lo que estos señores están hablando”.
“Yo a todos estos señores los respeto muchísimo... el PAC quiere unir a Costa Rica, queremos que mucha gente se nos una en medio de esta polarización”, agregó Solís.
Desde la perspectiva de especialistas, hasta el momento no se perciben indicios de “una verdadera coalición de oposición”. “Lo que se evidencia nada más son esfuerzos independientes de cada una de las personas interesadas en ser el eventual candidato”, comentó Allan Rapso, analista.
Quienes tampoco perciben esta integración son los aspirantes presidenciales de los partidos a quienes la coalición pretende impedir que lleguen al poder, entre ellos Otto Guevara, del Movimiento Libertario, quien adujo que no “detecta ningún movimiento” y que ya resuelto el tema del Cafta “es muy difícil” que se logre convocar de nuevo a quienes los respaldaron.
Ante estas consideraciones, otros de los representantes del No saltaron en la defensa de la conformación de una coalición.
En ese sentido, las diferencias de criterio entre los políticos “se resolverán en los próximos meses” y otros partidos de escala nacional como Vanguardia Popular e Integración Nacional estarían sumándose al grupo opositor, adujo Eugenio Trejos, rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica.
Ver comentarios