Obsesión de Brasil con China genera escasez de frijol carioca
Solo los brasileños cultivan y comen el frijol carioca, un grano color pardo claro que se cocina habitualmente con cebolla y ajo y se sirve con arroz y carne. Bloomberg/La República
Enviar

Los productores brasileños sencillamente no pudieron resistirse a los cerdos chinos. Dado que constituyen la mitad de la población porcina del mundo, comen millones de toneladas de harina de soja cada año.
Para alimentarlos, los brasileños vienen sembrando el cultivo en cada hectárea disponible, desde las sabanas en el centro-oeste hasta las llanuras del sur. Algo tenía que ceder espacio, y generalmente fue el frijol que a los propios brasileños, les gusta comer: el carioca. Su precio se duplicó en los últimos 12 meses, contribuyendo a empujar un indicador clave de la inflación hasta un máximo en ocho años.
Los frijoles no son la única víctima del choque entre los productores orientados a la exportación y las prioridades alimentarias locales, en tanto una moneda débil hace que resulte más atractivo vender al exterior.
En lo que se refiere a la soja, los productores brasileños “buscaron la seguridad”, dijo Lincoln Campello –que fue uno de ellos. Campello, de 53 años, lleva casi 30 años cultivando sus 870 hectáreas en el estado sureño de Paraná. Dejó de cultivar el frijol carioca hace tres años.
Las fincas sojeras de Brasil cubren actualmente 33,2 millones de hectáreas, una superficie mayor que la de Italia. Crecieron casi 50% en el último decenio, en tanto las plantaciones de frijol carioca y otros granos fueron disminuyendo un 30% hasta 2,9 millones de hectáreas.
Una mejor productividad compensó parte de la contracción, pero cuando este año se produjo una temporada de sequía, no alcanzó. Las reservas de frijoles se hallan actualmente en un 15% del nivel que alcanzaban en 2011. En los supermercados de Sao Paulo, el paquete de un kilogramo cuesta 15 reales ($4,45), en comparación con 5 reales unos meses antes.
La soja ha sido lucrativa para los productores. Los precios casi se triplicaron en la década 2000-2010, y la harina de soja ha sido la materia prima más exitosa en los mercados chinos este año, donde subió casi un 40 %.

 


Ver comentarios