Enviar
Obama recibirá este mes al Dalái Lama

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, se reunirá este mes con el Dalái Lama pese a las objeciones de China, anunció ayer el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.
En su rueda de prensa diaria, Gibbs indicó que el encuentro tendrá lugar en febrero, aunque no precisó fecha, pero el secretario del Dalái Lama ha anunciado que el líder espiritual tibetano estará en Washington los próximos 17 y 18.
El Gobierno chino ha instado a Obama a no reunirse con el Dalái Lama. El presidente estadounidense evitó encontrarse con el líder espiritual tibetano durante la última visita de éste a Washington, el año pasado, para evitar tensiones diplomáticas con Pekín antes de la visita de Estado que efectuó a China en noviembre.
Durante esa visita, no obstante, insistió a las autoridades chinas en que se iba a reunir en el futuro con el Dalái Lama, defensor de la autonomía tibetana y a quien Pekín acusa de buscar la independencia de ese territorio.
El anuncio se produce en momentos en los que los lazos entre Estados Unidos y China están sujetos a tensiones.
La semana pasada el Pentágono anunció la venta de armamento a Taiwán por valor de $6.4 millones, lo que hizo que China amenazara con imponer sanciones a las empresas fabricantes de esas armas y anunciara la suspensión de los contactos militares entre los dos países.
A ese anuncio se añaden las tensiones creadas por la imposición de aranceles en Estados Unidos a los neumáticos chinos y las denuncias de ataques cibernéticos procedentes de China contra el gigante informático Google, que ha amenazado con retirarse de ese país.
Analistas chinos justificaron la decisión del gobierno de sancionar a las compañías estadounidenses involucradas en la venta de armas a Taiwán, diciendo que la sanción es “lo correcto por hacer” en defensa de los intereses fundamentales de China.
Gibbs, mencionó que las sanciones de China contra las compañías de Estados Unidos no se justificaban. Sin embargo, tanto analistas civiles como militares mencionaron que la decisión del gobierno es racional.
Tao Wenzhao, investigador del Instituto de Estudios Americanos de la Academia de Ciencias Sociales de China, dijo ayer a Xinhua que es irracional que algunas compañías de Estados Unidos vendan simultáneamente productos civiles a la parte continental de China y hardware militar a Taiwán.
“Esta decisión de sancionar a las compañías involucradas es una respuesta sin precedente de China hacia la venta de armas de Estados Unidos a Taiwán”, comentó Tao.
“Estados Unidos sanciona a compañías de otros países. China también tiene el derecho de sancionar a empresas extranjeras que atenten contra los intereses fundamentales de China”, indicó. “El asunto de Taiwán es una de las mayores preocupaciones de China”, afirmó.
El paquete de venta de armas, que la administración Obama anunció el viernes, pone a Boeing, Sikorsky, Lockheed Martin y Raytheon como potenciales objetivos de las sanciones de China.
Yang Yi, un contraalmirante retirado de la Universidad Nacional de Defensa del Ejército Popular de Liberación, señaló que las sanciones económicas son lo correcto por hacer para que Estados Unidos vuelva a pensar su política.
“China debe causar pérdidas a aquellas compañías que venden armas por montos similares a las ganancias que obtendrán por la venta de armas”, dijo Yang.
“Las relaciones entre China y Estados Unidos deben ser mantenidas por ambas partes, pero China no debe dar ni un paso atrás en asuntos que toquen sus intereses fundamentales”, añadió.
Zhu Feng, profesor de la Universidad de Pekín, dijo a Xinhua que la decisión del gobierno de sancionar a compañías estadounidenses muestra su firme voluntad de tomar medidas sustanciales en contra de la venta de armas.

Washington/Pekín
EFE/Xinhua
Ver comentarios