Obama: Cierre es culpa de cruzada ideológica
Instituciones, parques nacionales, oficinas de pasaportes entre otras amanecieron ayer en cierre en Estados Unidos. AFP/La República
Enviar

Obama: Cierre es culpa de cruzada ideológica 

El presidente estadounidense, Barack Obama, culpó a los republicanos de llevar al país al primer cierre indefinido de la Administración en 17 años por una "cruzada ideológica" contra su reforma sanitaria, que ayer comenzó a ofrecer nuevos servicios.

201310012229070.i22.jpg
El desacuerdo la pasada medianoche a la hora de aprobar nuevas asignaciones presupuestarias en el inicio del nuevo año fiscal ha llevado a unos 800 mil empleados federales a pasar ayer su primera jornada sin salario, mientras los congresistas intentan acordar medidas de emergencia.
Obama denunció ayer desde la rosaleda de la Casa Blanca que los republicanos de la Cámara de Representantes, donde son mayoría, "han cerrado el Gobierno por una cruzada ideológica para negar seguros médicos asequibles a millones de estadounidenses".
La reforma sanitaria de Obama, aprobada en 2010, ha estado en el centro de los desacuerdos que han desembocado en la falta de asignaciones para el nuevo presupuesto.
Los republicanos se han opuesto desde el comienzo a esta reforma, que las encuestas indican que divide a la opinión pública estadounidense, y desde que consiguieron el control de la Cámara de Representantes a finales de 2010 han intentado bloquearla en su progresiva puesta en marcha.
Ayer comenzó una fase clave de esa ley, bautizada como "Obamacare", con el inicio de las ofertas de seguros privados en un mercado online para familias sin cobertura o empresas con empleados sin seguro médico.
Obama dijo que, pese a algunos fallos técnicos, la buena acogida de ese servicio pocas horas después de su puesta en marcha es una muestra de que los republicanos deben abandonar "sus irresponsables demandas" para desmantelar la reforma sanitaria y tienen que "reabrir el Gobierno".
Republicanos y demócratas pasaron ayer el día en el Congreso acusándose mutuamente de provocar el cierre del Gobierno, que ha obligado a cerrar los Parques Nacionales, a que los servicios públicos no considerados esenciales queden clausurados y a que los beneficios para los veteranos o las familias pobres se retrasen.
Mientras tanto, Washington DC, la capital administrativa funcionó a medio gas por la ausencia de cientos de miles de funcionarios y con turistas desconcertados por el cierre de monumentos y museos.
En el monumento a los caídos en la II Guerra Mundial una agente del servicio de Parques Nacionales indicó que decidieron abrir parcialmente la zona ante la llegada de veteranos y otros visitantes, pero "si esto se prolonga, el cierre será total".
Una funcionaria del Departamento de Educación, donde el 94% de sus 4.225 empleados se ha quedado sin paga, indicó que recibieron la orden de estar pendientes de las noticias sobre el cierre de la Administración y ayer a las 9 de la mañana fueron conminados a cerrar sus equipos, cuentas de correo y puestos de trabajo.
"Ya hemos recibido la nota formal de licencia sin pago y nos comunican que, si se alarga, podremos acogernos a prestaciones por desempleo, pero si esto se prolonga será algo muy serio", indicó.
 

Washington/EFE



Ver comentarios