Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



COLUMNISTAS


Nulidad, nulidad, ra ra ra

Tomas Nassar [email protected] | Jueves 11 junio, 2009



Vericuetos
Nulidad, nulidad, ra ra ra

Buena plata debe tener Saprissa para pagar páginas completas reclamando un título que no ganó en la cancha. Cuántas becas escolares pudieron haber cubierto con los millones que invirtieron para hacernos creer que son tan, pero tan buenos, que la próxima vez que un árbitro les pite un penal que no fue, van a decir que pobrecito el otro equipo y que su inmaculada conducta no les permite recibir ventajas ni favores en la cancha.
Que serrucha-pisos que somos los ticos.
Resulta que la S tiene el derecho natural inalienable y venido de las glorias celestiales de VERICUETOS de ser campeón vitalicio, ad perpetuam, por lo siglos de los siglos y cuando otro enano se atreva a cuestionarlo debe ser declarado deshonesto, corrupto, infame e igualado.
Por eso, la Federación Mexicana de Fútbol debería anular el campeonato tico y sentenciar que nadie puede tener la osadía de ganar un título, ni siquiera en las olimpiadas escolares si no cuenta con el permiso del monstruo y si no demuestra fehacientemente que los carajillos se confesaron y no han cometido ningún pecado venial, ni siquiera un mal pensamiento.
Lo mismo con doña Laura. Qué osadía haber ganado las primarias liberacionistas sin haberse declarado furibunda feminista, como exigía el lunes en radio una doñita cuya identidad no retengo. Qué atrocidad no haber insultado en campaña a los hombres, qué abuso no haberse trompeado al marido en público, qué espanto no haber exigido la candidatura por razón de equidad de género. Qué desvergüenza pretender ser elegida por sus méritos personales e intelectuales y por una trayectoria impecable, y no por ser mujer.
No tiene nombre haberse confesado arista. ¿Cómo pudo herir la sensibilidad ajena reconociendo que el Presidente ha logrado administrar la crisis paliando sus efectos mejor que en los otros países de la región? ¿A quién se le ocurre reconocer las virtudes del programa Avancemos o la estabilidad fiscal lograda a punta de buena gestión?
¿Cómo no pudo doña Laura entender que la manera correcta de ganar algo en este país es destruyendo honras y desconociendo méritos ajenos?
Sugiero que de ahora en adelante se tomen medidas estrictas y se regulen los méritos y los logros individuales y colectivos para que respondan a la convicción nacional de que todo éxito ajeno está fundado en algún despropósito, es ilegítimo y, por supuesto, inmerecido.
Propongo que devuelvan a Franklin Chang al kinder y que la NASA le quite la pensión; que embarren de pintura roja los cuadros de Paco Amiguetti y de Max Jiménez; que quemen en la pira pública los libros de Joaquín Gutiérrez; que le quiten las medallas a las Poll y que borren sus récords de la historia; que la Sele no vuelva a un Mundial, que instituyan que Juan Santamaría murió de diarrea; que embetunen a Michael Jackson (que no tiene vela en este entierro); por supuesto que le quiten el triunfo a Laura por atrevida y que anulen los campeonatos del Orión, la Libertad, la Liga, el Puerto, Heredia y hasta el de Cartago y se los den a la S, que se ordene por decreto que los tamales se hagan con maíz morado y que revoquen el Nobel de Oscar y se lo den a Daniel.
En fin, que anulen todo lo que han ganado los demás por esfuerzo y mérito propio y me lo den a mí, aunque no me lo merezca.