Enviar
Inseguridad, una red vial destrozada y deficiencias en servicios, son algunas de las grandes deudas con la ciudadanía
Nuevos alcaldes, viejos problemas
Reducción de trámites y más atribuciones son necesarias para cumplir tarea, advierten municipios

Los nuevos alcaldes asumirán este lunes sus puestos.
Inseguridad ciudadana, una destrozada red vial cantonal, instalaciones comunales en mal estado y deficiencias en la recolección de basura, son tareas que adeudan a la ciudadanía.
El descontento ante la mala gestión municipal se hizo evidente durante las elecciones de diciembre. Solo tres de cada diez costarricenses fueron a votar, demostrando que una buena parte de los ticos no cree que los nuevos alcaldes conseguirán un cambio sustancial.
Los gobernadores tendrán cinco años para revertir la percepción en su contra. Las elecciones municipales fueron separadas de las de presidente, con el objeto de que más personas acudieran a las urnas.
“La política como profesión ha gozado rara vez de estima social. Pero en estos tiempos su descrédito alcanza niveles preocupantes. Los alcaldes están llamados a cambiar eso, mediante la atención de realidades y demandas diferenciadas. Los costarricenses confiaron en que podrán cumplir con sus deberes”, manifestó Luis Antonio Sobrado, presidente del Tribunal Supremo de Elecciones.
La labor de las municipalidades ha sido deficiente. Al menos 41 de los 81 ayuntamientos desmejoraron su trabajo en 2010. El informe más reciente sobre gestión presupuestaria de la Contraloría así lo demuestra.
Por ejemplo, la Municipalidad de Turrubares apenas gastó el 12,3% del presupuesto asignado en el peor de los casos. El promedio de ejecución del plan de gastos no superó el 67%.
La recaudación de impuestos tampoco fue la mejor. La morosidad alcanzó niveles del 55% en cantones como Nandayure, Guácimo, Corredores, San Mateo y Coto Brus.
Las deficiencias que han mostrado los municipios se deben a los excesivos trámites, la falta de dinero y reglas claras que los apoyen, indica Alvaro Jiménez, alcalde de Montes de Oro y presidente de la Unión de Gobiernos Locales.
El cumplimiento de una ley, que da más atribuciones y recursos a las municipalidades, permitiría mejorar la labor de los ayuntamientos a criterio de Jiménez. Sin embargo, la puesta en práctica de esa normativa ha sido motivo de disputa entre el Gobierno y las municipalidades.
“Es cierto que algunos municipios han tenido problemas, pero la verdad es que las deficiencias se explican por la carencia de dinero y recursos en los ayuntamientos, así como la inexistencia de reglas claras que nos permitan operar eficientemente. Estamos a la espera de que la Presidenta cumpla su palabra de acatar la ley”, indicó Jiménez.
El 40% de los alcaldes logró la reelección en diciembre. Esto significa que las carencias y limitaciones que encontrarán al llegar al cargo no les son ajenas. Los problemas tampoco serán una novedad.
Ya sabemos qué debemos hacer para cumplir las promesas que hicimos en campaña, es importante no defraudar a los electores”, aseguró Ludgardo Bolaños, alcalde de Aguirre.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios