Nuevo presidente de Perú conoce lepra, golpes de Estado y fugas
Kuczynski fue ministro de Hacienda dos veces, ocupó altos cargos en el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y pasó años en Wall Street. Bloomberg/La República
Enviar

 Pedro Pablo Kuczynski, de niño, vivió con su familia en el Amazonas peruano, donde su padre dirigía una colonia de leprosos, un chimpancé servía escocés por la noche y el idioma que se hablaba en la casa era el francés.
Cuando tenía 30 años trabajaba como funcionario de alto rango del banco central de Perú, un general llevó a cabo un golpe de Estado y lo convocó, puso una pistola sobre el escritorio y exigió tener acceso a la reserva de dólares del país.


Como Kuczynski se negó a obedecer, fue encarcelado pero escapó, caminando con el agua al cuello hasta llegar a Ecuador y montando un burro durante tres semanas.
Kuczynski, que acaba de ganar la elección presidencial más reñida de la historia de Perú, es conocido tanto dentro como fuera del país pero sobre todo como un financista cortés, no por la vida llena de aventuras que lo llevó a esta búsqueda política. Esto en parte se debe a que, por ser producto de una educación inglesa, promocionar su propia biografía lo pone incómodo.
“Detesto hablar de mí mismo y parecer un beato”, dijo una tarde reciente sentado en el comedor de su casa de Lima, donde podía verse el jardín florecido junto a una piscina tras una puerta ventana y un piano de cola en un salón cercano. Al otro lado de la calle hay una imponente pirámide inca, recordatorio de la era anterior a la conquista española y los millones de peruanos que no tienen origen europeo.
Kuczynski superó por muy poco a Keiko Fujimori y, si bien queda por dilucidar un puñado de votos impugnados, Fujimori reconoció su derrota el viernes.
El nuevo mandatario dice que su objetivo es sacar a la gente de la pobreza a través de la creación de empleo en el sector privado pero lleva su sofisticación sin intentar actuar como un hombre común.
Pasa sin dificultad del español al inglés y el francés, idiomas que habla de manera impecable. Habla sin reservas, sin consultar documentos o asesores y a veces parece desconcertado por la cultura popular.
Habiendo participado en dos actos de campaña y con otro por delante esa noche, Kuczynski almorzaba en el viñedo sureño de un acaudalado seguidor, rodeado por las viñas que cubrían las colinas de los alrededores y con vasos de pisco, el aguardiente local, sobre la mesa. Faltaban tres semanas para su victoria por escasísimo margen y estaba notablemente tranquilo. Una radio cercana que atronaba con música andina le pareció innecesaria.
“Ve usted”, dijo riendo mientras que servían fuentes de comida. “En Perú, nunca se puede tener silencio. Siempre hay que tener música estridente”.
En muchos sentidos, Kuczynski es una elección natural para Perú en un momento de difíciles desafíos económicos. Fue ministro de Hacienda dos veces, ocupó altos cargos en el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y pasó años en Wall Street.


 

 


Ver comentarios