Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



NACIONALES


Nuevo hospital privado en Santa Ana aspira llegar a la clase media

Grettel Prendas [email protected] | Lunes 14 marzo, 2016

“Hemos logrado entender que la sociedad costarricense debe recibir la mejor atención médica, la mejor tecnología y sin costos exorbitantes”, dijo Óscar Montero, gerente médico de Lindora Medical Center. Gerson Vargas/La República


Una nueva opción hospitalaria surgió en la zona oeste del Área Metropolitana, con Lindora Medical Center, un hospital privado que busca ofrecer los mejores servicios en salud a los costarricenses, con un precio asequible.
El centro médico inició operaciones el pasado 1° de marzo con una inversión inicial de $10 millones, la cual será duplicada en los próximos 12 meses con varios proyectos de expansión.
En su primera fase, el hospital cuenta con un edificio de 5 mil metros cuadrados y cinco pisos y una segunda torre también de cincos pisos, que está en construcción.
En próximos meses, comenzarán a levantarse dos torres más, una para servicios médicos y otra para parqueos y un helipuerto, con las cuales el complejo alcanzaría casi los 15 mil metros cuadrados.
El nuevo centro cuenta actualmente con unos 40 médicos especialistas.
“Tenemos claro que la clase media de este país es la que padece mayor problemas de accesibilidad a los servicios de salud, por lo tanto nuestro objetivo es brindar servicios médicos de alta tecnología y calidad a un costo razonable, donde el valor de la tecnología será trasladada al paciente de forma directa con una reducción real de los costos de los procedimientos”, dijo el doctor Óscar Montero, gerente médico de la institución.
Los servicios abarcan desde medicina interna y toda clase de cirugías incluyendo bariátrica y neurocirugía, hasta oftalmología, ortopedia y traumatología, medicina intensiva, neumología y cardiología.
Como elemento diferenciador, el hospital ofrece los servicios estrella, que consisten en tres salas de operaciones con la tecnología más avanzada de Centroamérica y el primer centro laparoscópico pediátrico del país, indicó Montero.
El equipo permite procedimientos mínimamente invasivos que brindan ventajas como intervenciones más rápidas, reducción en la pérdida de sangre durante la cirugía, una menor lesión de los tejidos y, por ende, menos cicatrices, menos dolor posoperatorio, una recuperación más pronta e internamiento no mayor a 24 horas.
El costo de la consulta en especialidades médicas ronda entre ¢45 mil y ¢50 mil, en tanto que el servicio de emergencias es de ¢25 mil.
“Lo más importante es en la parte diagnóstica como laboratorio, radioimágenes TAC, resonancia magnética y en salas de operaciones, donde los precios son más asequibles que las cotizaciones habituales”, afirmó el gerente médico.
Lindora Medical Center es propiedad de un grupo de inversionistas nacionales.