Nuevas interlíneas desahogarían la capital
Estudios que respalden los beneficios de las intersectoriales que operan actualmente podrían dar paso a nuevas rutas en la periferia capitalina. Marco Monge/La República
Enviar

Activar rutas permitiría movilizar más pasajeros por la periferia

Nuevas interlíneas desahogarían la capital

Servicios complementarían estrategia de carriles exclusivos en busca de menos presas

Si usted es vecino de Alajuelita posiblemente le gustaría viajar a Escazú en solo un autobús, esa alternativa no está lejana, activar dos nuevas rutas intersectoriales sería la solución para lograrlo.

201401162257350.n44.jpg
Los nuevos viajes en bus unirían Hatillo con Guadalupe en el primer recorrido y en el segundo servicio pasarían por Escazú, Alajuelita y San Sebastián.

Revisar qué hace falta para que los servicios de interlíneas entren en operaciones es la tarea que desarrolla el Consejo de Transporte Público desde hace varios meses.
Simular los viajes en las rutas establecidas, hacer los cambios necesarios para mejorar el trayecto y definir cuáles son los puntos adecuados para ubicar las paradas es parte de la labor que se realizará para poner en marcha las nuevas rutas de buses.
El proyecto de las interlíneas resulta un complemento a los carriles exclusivos para desahogar el tránsito en la capital y reducir los tiempos de viaje en transporte público.
Poner en marcha las nuevas rutas sería posible si los estudios técnicos demuestran que los resultados y el impacto de los tres servicios que operan actualmente son beneficiosos para los usuarios y para el tráfico, explicó Silvia Bolaños, viceministra de Transportes.
Por otra parte, a falta de nueva infraestructura vial y mejores calles, la implementación de los servicios periféricos ayudaría a que menos personas entren al centro de la capital para hacer trasbordo y sobre todo liberaría de buses las calles josefinas.
Transportar unas 6 mil personas más a diario, sería posible con la activación de nuevas rutas intersectoriales, lo que además se traducirá en menos vehículos entrando al centro.
Aunque solo tienen tres meses de operar, las interlíneas se han ganado poco a poco la confianza de los usuarios que pasaron de ser 800 en una semana a más de 12 mil por día en los tres servicios.
Desde que arrancaron ya no es lo mismo viajar entre Desamparados y Moravia.
Por ejemplo, antes para hacer ese mismo recorrido era necesario tomar dos buses y entrar al centro, ahora es posible con un solo viaje y en poco menos de una hora.
El efecto positivo de las rutas intersectoriales es sin duda el beneficio directo que reciben los usuarios de las comunidades ubicadas en la periferia que finalmente pueden movilizarse sin necesidad de caminar varios metros para cambiar de unidad.
También existe un beneficio directo en la reducción de buses que se parquean en el centro de la capital y que han dejado de ingresar por la implementación de las rutas interzonales.
Al final, la última palabra sobre la posible puesta en operación de dos nuevas rutas intersectoriales la tendrá el Consejo de Transporte Público que analiza los estudios técnicos para respaldar la continuidad del proyecto.
Lo cierto es que para lograr que se reduzcan los carros y buses en la capital, además de mejorar las condiciones para quienes viajan en su vehículo propio se deben tomar medidas efectivas como los carriles exclusivos, las intersectoriales y la unificación de servicios como buses y trenes.
De obtener resultados positivos sobre los primeros tres meses de operaciones de las intersectoriales existentes, se iniciaría con el proceso para poner en marcha al menos dos rutas más que no tengan trabas legales y que cuenten con buenas condiciones de infraestructura.
Además, en las próximas semanas se realizarán simulaciones de los carriles exclusivos en la parte norte de la capital para afinar los tiempos de viaje y las condiciones reales de las carreteras antes de activar el proyecto.

Manuel Avendaño
[email protected]
@MavendanoLR


Ver comentarios