Nuevas regulaciones inquietan al sector construcción
Las nuevas regulaciones de uso del espacio aéreo que limitarían la construcción en altura, así como la falta de disponibilidad de agua son temas que preocupan a la Cámara de la Construcción, dijo Mónica Castillo, directora de Investigación Técnica y Económica de dicha agrupación. Gerson Vargas/ La República
Enviar

Una serie de nuevas regulaciones podrían desacelerar el dinamismo que disfrutó el sector construcción durante el año pasado, por lo que los empresarios ven con cautela y preocupación el arranque de 2017.

Una normativa que limitaría el acceso al crédito hipotecario será puesta en ejecución por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), sin importar el grave impacto que tendrá sobre el acceso a la vivienda de una gran parte de la población, de acuerdo con la Cámara Costarricense de la Construcción.

La regulación que más preocupa a los empresarios, tiene que ver con la forma de calificar a los deudores que solicitan crédito hipotecario en moneda extranjera, pero que no son generadores de divisas.

Asimismo, el reglamento sobre suficiencia patrimonial de las entidades financieras, contempla renovadas ponderaciones de acuerdo con el riesgo.

Con la puesta en marcha de las nuevos requisitos, el sector bancario pronostica un alza en las tasas de interés y por ende, un encarecimiento de los créditos, tanto en colones como en dólares, con lo cual los intermediarios financieros serían mucho más cautelosos a la hora de prestar dinero.

Estas normativas preocupan al gremio, pues la construcción de vivienda es la que más metros cuadrados aporta al sector anualmente, ya que a noviembre de 2016 alcanzó los 3,8 millones y un crecimiento del 6,2%.

“En los próximos semestres se va a reducir la capacidad de endeudamiento de las familias costarricenses de estrato económico medio en ascenso, en un porcentaje realmente importante, provocando un golpe terrible para el sector. Es una guillotina sin sentido que va a afectar a muchas personas que tras estas normativas no serán sujetos de crédito, se les limitarán sus posibilidades de vivienda”, aseguro José Luis Salinas, segundo vicepresidente de la Cámara de la Construcción y presidente del Grupo Inmobiliario del Parque.

Para los empresarios de la construcción, este tipo de medidas traerán una contracción de la economía, se incrementará el desempleo así como el déficit fiscal.

La preocupación se debe a que la actividad constructiva, que es una de las más importantes del país y genera un efecto dominó positivo en la economía, cerró 2016 con una proyección de crecimiento del 12%; sin embargo, con las nuevas reglas habría una reducción importante.

Actualmente, el crédito al cual pueden tener acceso las familias de estratos económicos medios es insuficiente para solventar la compra de una casa o departamento, de acuerdo con un el último informe sobre la Situación de Vivienda en Costa Rica de 2015, elaborado por la Fundación Promotora de la Vivienda.
Por ejemplo, una persona o familia que tenga un ingreso de ¢748 mil puede solicitar un préstamo de tan solo ¢20 millones, con una tasa de interés del 12% y un plazo de 30 años. Esto asumiendo que la persona no tenga deudas, explicó Franklin Solano, investigador de Fuprovi.
El experto indicó que existe una brecha entre la oferta y lo que en ese momento cuentan las familias disponible en crédito.
Según Fuprovi, seis de cada diez costarricenses no pueden acceder a créditos para comprar una vivienda por un monto superior a ¢35 millones.
Estas proyecciones fueron realizadas sin tomar en consideración estas nuevas normativas, por lo tanto su puesta en marcha eventualmente reduciría la capacidad de endeudamiento.
En el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero, aseguran que lejos de buscar una afectación a un sector específico, el objetivo de estas normativas es garantizar la solidez del sistema financiero.
Otra de las normativas que inquietan al sector es la norma técnica regulatoria AR-NT-SUCOM, para la Supervisión de la Comercialización del Suministro Eléctrico en baja y mediana tensión, una regulación que es criticada fuertemente por la Cámara de la Construcción, por el impacto que tendría en la edificación de condominios.
Con la regulación, aquellos condominios que sean servidos a media tensión deberán asumir una serie de costos, entre los cuales figura la instalación y el mantenimiento de la red eléctrica.

Esto incluirá el equipo de transformación, de monitoreo y protección, de uso común de los condominios, para la distribución interna del servicios de electricidad.

Por otra parte, también abarca los costos de operación de la red interna del condominio, salvo lo referente a la operación asociada a la comercialización de la energía.

El administrador del condominio deberá instalar un sistema de medición para el registro de la energía consumida y asumir los costos de su instalación y mantenimiento.

La Cámara de la Construcción presentó una acción de inconstitucionalidad sobre este tema.

“En el caso de la normativa impugnada, no existen motivos razonables para trasladar a los usuarios de los condominios los costos de adquisición e instalación de manera indirecta por medio de un aumento de precio en la compra-venta de las casas, mantenimiento, reparación y eventual reposición de las redes eléctricas”, expresa parte la acción presentada.


Con buena dinámica


Vivienda continúa liderando la cantidad de metros cuadrados tramitados en el rubro de la construcción. Sin embargo, la construcción de obra industrial se contrajo durante 2016 (cifras a noviembre expresadas en millones de metros cuadrados de construcción).

Tipo de obra 2016 2015 Variación %
Vivienda 3,8 3,5 6,2
Comercio 2,1 1,6 33,6
Oficinas  0,6 0,5 16,3
Industria  0,4 0,6 -24,6
Otros 0,4 0,3 45,5*

* Edificios de salud y los sitios de reunión pública.
Fuente Cámara de la Construcción y Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos



Ver comentarios