Nueva vía a San Carlos pasa la prueba
“El simulador pesado de vehículos puede analizar la vida útil de los pavimentos y así detectar problemas antes de que se produzcan”, explicó Luis Guillermo Loría, del Lanamme. Esteban Monge/La República
Enviar

Pruebas sobre asfalto resultaron satisfactorias

Nueva vía a San Carlos pasa la prueba

Obras de mantenimiento podrían hacerse hasta ocho años después de inaugurada

El asfalto que se colocará para la nueva carretera Naranjo – Ciudad Quesada superó todas las pruebas de resistencia.
El material fue probado bajo fuertes condiciones de rodamiento, donde se simuló un intenso tránsito de vehículos de carga, y se determinó que podría resistir en buenas condiciones durante 20 años. Las primeras obras de mantenimiento podrían hacerse hasta ocho años después de que se inaugure la ruta.


Para estas pruebas se utilizó equipo del Lanamme. La unidad es un simulador pesado de vehículos. La mezcla asfáltica fue preparada y modelada por los mismos ingenieros de la firma Sánchez Carvajal, constructora de la nueva vía, y montada sobre una especie de pistas.
201409162311130.n44.jpg
De esta forma, se pueden realizar pruebas a una escala similar como si los analistas estuvieran en el mismo sitio de la carretera.
Sobre ellas se realizó una simulación de resistencia equivalente a 25 millones de furgones transitando sobre la mezcla, sufriendo pocos daños, destacó Luis Guillermo Loría, vocero de Lanamme.
Este resultado es un nivel mucho mejor de lo usual en el país, en donde las carreteras sufren deterioro al poco tiempo de haberse construido.
La diferencia se produce por la estructura del pavimento y los materiales que se utilizan como base y la “compactación” del suelo sobre el que pasa la calzada, según explicó el experto.
El tramo analizado corresponde a la sección central de la nueva ruta que tiene una extensión de 29 kilómetros y va desde Sifón, en San Ramón, hasta La Abundancia, en San Carlos.
La Contraloría General de la República refrendó una adenda por un valor de $43 millones adicionales para ampliar la carretera a cuatro carriles.
Aún queda pendiente la conclusión de los puntos que unirán este tramo con la vía San José – San Ramón y Ciudad Quesada.
La construcción de esta carretera empezó en 2002 y ha tenido continuos atrasos, debido a las dificultades del terreno y el problema climático de la zona.
Se espera que pueda ser concluida en el año 2017.

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios