Alejandra Esquivel

Alejandra Esquivel

Enviar
Jueves 7 Enero, 2016

Cada uno de los distritos del país merece al menos un cambio tangible en este 2016

Nuestra hora

En febrero 2016 se cumplirán dos años desde la elección del PAC para liderar el país. En mayo 2016, dos años desde la toma de poder. ¿Por qué me refiero a ese uno y cuatro meses antes de cumplir el segundo año? Porque si uno quiere resultados sustanciales en el segundo semestre de 2016, por como suceden las cosas en nuestro país, no podemos esperar a hacer definiciones estructurales 15 días antes.
Definitivamente no he sido seguidora ferviente de este gobierno, el PAC que resultó con Luis Guillermo Solís al frente, es bastante distinto del que imaginé, en el sentido que más se parece a un partido socialista que a uno socialdemócrata, que es mi posición política de preferencia y que en algún momento creí, erróneamente, que era hacia donde precisaría el PAC una vez en el poder. No obstante, pecaría de ligereza y ceguera analítica si adoptara la opinión de que en estos dos años no se han conseguido resultados concretos.
Basándome en hechos, creo que algunos ministerios han conseguido resultados valiosos. También creo que el país está en medio de un escenario macroeconómico y microeconómico por el que los resultados conseguidos no implican cambios tajantemente positivos, que es definitivamente lo que la población está demandando en los gobernantes del país.
Cuando vemos a un Mauricio Macri en Argentina enfrentando realidades del país con cambios tangibles desde su primera semana en el gobierno o al nuevo Parlamento venezolano que frente a innumerables obstáculos por parte del chavismo juraron ante Dios y ante la patria cumplir con la Constitución y las leyes de la República para promover un cambio drástico en el sistema, aunado a anuncios enérgicos desde el día uno… Cuando eso trasciende fronteras (con la claridad, desde luego, que en cada caso hablamos de realidades políticas, económicas, sociales, territoriales, etc., diferentes), es inevitable que la población se cuestione cosas como: ¿por qué en Costa Rica se han aspirado a cambios estructurales desde hace numerosos gobiernos y seguimos “sentados” esperando?
¿Por qué no se ha reformado drásticamente la legislación si la excusa/argumento de siempre es que el principal cuello de botella para hacer muchos cambios que requiere el país, no se pueden resolver debido a esa causa?
¿Por qué el alcance de metas de cada gobierno termina cada periodo con resultados notoriamente deficientes respecto a sus promesas de campaña y nos hace tener que depositar nuestras esperanzas de desarrollo y mejoras integrales para el país hasta el próximo gobierno?
Hace más de dos años les había compartido la que bien podría calificar como mi frase predilecta: “Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes”, de Albert Einstein.
Creo que cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de aportarle al país. Creo que expresar nuestra opinión no es suficiente, es como sentarse a esperar que “alguien” nos escuche o peor aún, que nos tome en serio. No creo que debamos hacer algo valioso para trascender en la historia del país, creo que debemos hacerlo porque ya basta de tanta quejadera y abundancia de inacción. Cada uno de los distritos del país merece al menos un cambio tangible en este 2016. Insto a cada uno de los adultos de este país, o al menos a los que hoy me leen, a liderar el planeamiento y ejecución de al menos un cambio que afecte positivamente a su sociedad inmediata en este 2016.

Alejandra Esquivel