Enviar
Redoblar esfuerzos podría borrar mala imagen de fallido aumento salarial en la Asamblea Legislativa
Nubarrón salarial se asienta sobre Cuesta de Moras
En primeros tres meses, acuerdos han permitido aprobar siete iniciativas, incluyendo préstamos millonarios para infraestructura
Falta de comunicación con Poder Ejecutivo, luchas partidistas en fracción oficialista y ausencia de control político ensombrecen labor legislativa

El haber promovido un incremento salarial de más del 70% desde la primera semana en que llegaron al cargo, hizo que un nubarrón de escepticismo se asentara sobre Cuesta de Moras, persiguiendo a los diputados durante los más de 100 días que ya cumplen en su puesto.
Pese a las buenas intenciones y las siete iniciativas aprobadas en las últimas semanas, los legisladores de todas las fracciones están obligados a redoblar esfuerzos si quieren dejar atrás esa nube tormentosa que amenaza su imagen.
Asimismo, fomentar una mejor forma de interactuar con el gobierno, dejar de lado las incipientes luchas partidistas por el poder, principalmente en la fracción oficialista, y dar trámite a la discusión de leyes que urgen en el país.
La desconfianza sobre la labor de los diputados es el común denominador de las conclusiones a las que llegan ex diputados, políticos y analistas, al ser consultados sobre el devenir de la actual Asamblea Legislativa.
“Cada vez que tomen una decisión, cualquiera que sea, buena o mala, la gente se preguntará sin duda alguna, si existe una segunda o tercera intención; es decir, si están ocultando algo o se beneficiarán”, dijo Carlos Carranza, director de la Escuela de Administración Pública de la Universidad de Costa Rica.
Y es que la primera impresión dejada por los legisladores con el aumento salarial, aunada al conflicto con María Luisa Avila, ministra de Salud, por el desalojo del Congreso, las recriminaciones por el proyecto que le da rango constitucional al agua, la autorización de ingreso de los buques armados al país y la aprobación de una semana de vacaciones a menos de dos meses de trabajo, hacen prever a algunos que el panorama “no pinta bien”.
“Si por la víspera se saca el día, creo que vamos a tener una Asamblea Legislativa muy deficitaria. Los diputados entraron perdiendo, ante la opinión pública han perdido mucha credibilidad”, dijo José Miguel Corrales, ex diputado y ex candidato presidencial de varios partidos.
Desde que los legisladores iniciaron su gestión han aprobado cuatro proyectos de ley, entre algunos importantes, como el aumento del presupuesto para educación de un 6% a un 8% del Producto Interno Bruto y la Ley General de Residuos Sólidos.
De igual forma, avalaron dos empréstitos que tenían meses en la corriente legislativa para infraestructura por más de $400 millones y uno para amortizar deuda pública con intereses más bajos por más de $500 millones.
Sin embargo, los logros alcanzados durante estos 100 días son minimizados por quienes coinciden en que se trata de iniciativas del Congreso anterior.
“Es cierto que ellos les dieron la aprobación final a cada una de las iniciativas, pero hay que recordar que se trata de proyectos heredados, todavía hace falta ver si son capaces de conformar acuerdos y darle trámite a una iniciativa desde el principio”, expresó Manuel Rojas, politólogo y sociólogo.
Otro punto que es motivo de análisis, son las relaciones entre las diferentes bancadas y el Poder Ejecutivo, pues es claro que existe una deficiente comunicación, incluso con la fracción oficialista, que ha permitido que se den fisuras en el pacto entre los verdiblancos y el Movimiento Libertario.
“Existe un juego cambiante de alianzas, pensábamos que el matrimonio entre el oficialismo y los libertarios iba a ser permanente, pero estamos viendo que la Ley de Electricidad ha demostrado lo contrario. Además la postura de Liberación es muy complicada, en algunos temas se alía hasta con el Frente Amplio y Acción Ciudadana (PAC)”, manifestó Constantino Urcuyo, politólogo.
Finalmente, el verbo fuerte del tradicional control político parece estar ausente de esta Asamblea Legislativa, ya que en tres meses de gestión ningún diputado ha presentado denuncias contra el Gobierno u otros partidos, explicó Alberto Salom, ex diputado del PAC.

Esteban Arrieta/Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios