Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 6 Junio, 2012


Keylor Navas está obligado a convertirse en un líder dentro del seleccionado.
Pegar gritos no lo convierte en ese caudillo que urge, pero tampoco es bueno que el portero de Costa Rica juegue callado.
Su posición en la cancha, muy parecida a la de un receptor en el béisbol, exige voz y mando.
Se ocupa más presencia verbal del portero de la Tricolor en la eliminatoria. Keylor ataja, pero no habla y si bien es cierto los porteros están para atajar, también deben con su voz, poner orden en la retaguardia.
No sé si un grito de Navas hubiese sido suficiente para que Roy Miller no se quedara enganchado en el gol de Guatemala.
Necesitamos un portero más emocional, más caliente, más metido en el juego; Keylor debe agregar a su sobriedad y capacidad, mucho de emotividad para que sus compañeros de equipo lo sientan más cerca.
Fanático de la línea de cuatro, Jorge Luis Pinto escogerá entre Michael Umaña, Roy Miller y Giancarlo González a los dos centrales para inaugurar la eliminatoria.
No importa cuál sea el binomio, las parejas han hecho partidos memorables como igual han sido rebasadas no con mucha dificultad por la ofensiva enemiga.
En Guatemala, el volante Galindo se llevó fácilmente la marca de Umaña y Oviedo. Esto hay que cuidarlo en la eliminatoria, pero es difícil.
Nuestros centrales no son rápidos y esto no se arregla en tres días.
Los marcadores de punta o carrileros, tampoco son buenos marcadores: Bryan Oviedo y José Salvatierra no se lucen por marcar, sus habilidades son otras. Heiner Mora marca mejor.
Lo que debe preocupar a Pinto y es lo que nos preocupa a nosotros y se notó en el juego en Guatemala, es que un defensa tan habilidoso y de tan buena calidad como Oviedo, digamos que marca, recupera el balón y sale hacia adelante con clase, técnica y sentido, PERO...no tiene a quién pasar el balón y esta es quizá la gran limitante de la Selección Nacional.
Pinto no ha encontrado al futbolista que le lleve la pelota arriba.
Ese hueco; ese cráter, tan grande y enorme como letal, que presenta Costa Rica entre sus hombres de retaguardia y sus pocos hombres de vanguardia, es lo que nos hunde y nos limita en los partidos.
La lesión de Bryan Ruiz y el castigo a Cristian Bolaños complicó el panorama. También se deshizo el binomio de Kenny Cunninghan y Rodney Wallace que cumplió esa tarea a satisfacción en varios fogueos. Sigo mañana.

[email protected]