Logo La República

Viernes, 20 de mayo de 2022



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Martes 03 mayo, 2011

Gaetano Pandolfo

Las semifinales del campeonato dejaron innumerables lecciones, en mucho por los resultados de los juegos de ida.

Los marcadores adversos que recibieron Alajuelense y San Carlos obligaron a los técnicos de estos dos equipos a planificar tácticamente, partidos diferentes a como los acostumbran.

Las redes sociales están inundadas de comentarios con una pregunta básica.

¿Por qué la Liga y San Carlos no juegan siempre así?

Respetando el refrán de que cada entrenador tiene su propio librillo y que cada partido es diferente, según vaya la misa en la tabla de clasificación, es cierto también que los aficionados y los seguidores de los equipos asisten a los estadios en procura de espectáculo y si los estrategas de los clubes se lo limitan con formaciones precavidas, prudentes y conservadoras, la emoción de los encuentros se viene al suelo y los fanáticos salen de las gradas con un sinsabor en la boca y mascullando esta otra frase: “este equipo está para más”.

Desde luego que los seguidores del Alajuelense desean que su equipo juegue todos los partidos como lo hizo el pasado sábado; lo que pasa es que no todos los días se presenta un juego al que se entra perdiendo 0-2 y se juega el campeonato. La mente y la motivación de los jugadores y el cuerpo técnico trabajan con diferentes revoluciones.

Si quedo demostrado, gracias a esta victoria arrolladora de los manudos, que la formación de Oscar Ramírez estaba para más durante el campeonato y que jugando más suelta y agresiva (sin matarse en la cancha como lo hizo el sábado), pudo solventar algunos partidos con mayor facilidad y no ganarlos con resultados tan apretados como lo hizo.

San Carlos, en el Saprissa sí fue más fiel a su libreto original; el equipo de Daniel Casas se ha distinguido por practicar, desde hace tres campañas cortas un fútbol muy táctico, simple y ordenado, de pase corto y asociaciones inteligentes. San Carlos es el mejor equipo del campeonato atacando en bloque.

Pero también, Casas debe reconocer que el resultado en Ciudad Quesada lo obligó a alinear en el Saprissa como titulares a Manfred Russell y a Kenny Cunningham, que en el juego de ida fueron reserva y entraron de cambio cuando los morados los pusieron contra las cuerdas.

De visita, San Carlos fue más agresivo que como local, lo que prueba que fue el 1-2 en contra del juego de ida lo que obligó a la variante táctica en Tibás.


NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.