Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 19 Abril, 2011


Limón y Cartaginés perdieron la cabeza, el primero poco antes de entrar a los cuartos de final y el segundo en el último partido.
Y no fue asunto de arbitrajes. Fue asunto de control emocional.
El equipo más alegre del torneo, el club del buen sabor y colorido se mutiló solito y se fue cortando en cada fecha previa al verdadero campeonato, brazos y piernas. Limón arribó a los cuartos de final, descuartizado y por si fuera poco, algunos de sus integrantes no aprendieron la lección e igual se dejaron expulsar a la hora decisiva, dejando a su técnico Ronald Mora desnudo e impotente.
Eliminado por el Herediano, el Macho Mora dijo a sus jugadores que no marcharan a los vestuarios tristes y cabizbajos. ¡Todos con la frente en alto!, gritó el mentor, orgulloso, agregó, de sus heroicos muchachos.
Quizá otro entrenador, tipo Mraz o La Volpe, les hubiera dado una regañada, por dejar escapar en los momentos cruciales de la competencia, la posibilidad de un título que por lo que enseñó el alegre equipo limonense antes de perder la cabeza, estaba al alcance de sus posibilidades.
El Cartaginés perdió la cabeza y el control emocional en Ciudad Quesada; si bien es cierto la clasificación la dejó escapar en el Fello Meza al no derrotar a San Carlos como huésped, la pura verdad es que en el juego de vuelta el equipo brumoso enseñó desde el pitazo inicial una agresividad que se pasó del límite.
Como se dice popularmente, los cartagos volaron lima, sacaron el hacha y en los primeros 20 minutos del partido se presentaron muchas acciones donde era evidente que la marca de fuego no era al balón, sino a las piernas del contrario. Johnson, Villalobos, Fonseca, Granados, Randall Brenes perdieron el control de sus emociones. El añorado título, la traumática corona que se les niega una y otra vez, se les fue de las manos en Cartago y el gol tempranero que urgía a la visita para jugar más tranquilo no se hizo presente.
No fue que el árbitro Vinicio Mena los cargó de amarillas; fue que el silbatero no tuvo más remedio. Eliminados, el técnico Johnny Chávez pide un par de refuerzos para ir por el título en invierno. Me parece que esos refuerzos ya los tiene pero le llegaron tarde (Pablo y Paolo). Ahora, si Cartaginés mantiene la nómina y desde luego a su cuerpo técnico será un candidato fortísimo al título. Esperamos entonces que su directiva no haga loco.

[email protected]