Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 31 Marzo, 2010



¿Se imaginan un partido Barcelona contra Cartaginés?
No veo mucho jugar a los catalanes; la verdad que no les tengo ninguna simpatía; tampoco al Real Madrid y quizá por eso me pierdo del maravilloso fútbol no de esos equipos, sino de algunos de sus valiosos jugadores, entre ellos, el mejor del planeta: Leonel Messi.
En lo poco que he visto, sobre todo Champions que son los atractivos, como ese de ayer entre Bayern y Manchester y su final de infarto, me parece que los técnicos rivales del Barcelona no ordenan marca personal sobre Messi. Lo cuidan por zona, supongo que presintiendo que una marca a estampilla no sería suficiente para cazar las piernas del habilidoso futbolista argentino, al que únicamente Diego Maradona, dentro de su incapacidad nata como entrenador, aún no ha sabido explotar.
Pero… ¿ordenaría Juan Luis Hernández lo mismo?
¿En un Cartaginés-Barcelona, se ordenaría marca por zona a Messi?
Estoy completamente seguro que sí.
Me imagino a Carlos Rodríguez, a Sergio Martínez o a Oscar Esteban Granados, depende el que sea seleccionado por su técnico, metido en la nuca de don Leo y siguiéndolo incluso al vestuario al término del primer tiempo.
Por mera curiosidad, sería interesante ver ese partido, que solo podría darse en un futuro Mundial de Clubes, si el Cartaginés finalmente se decide a ganar el campeonato.
¿Por qué si se decide?
Porque actualmente los brumosos cuentan con una de las mejores nóminas del campeonato y no siempre su entrenador “la suelta”.
Nos quedó la impresión desde que empezó el Verano, que Juan Luis primero se apunta a clasificar a la segunda fase que a terminar primero, lo que evita un golpe de efecto desde el arranque.
Desde luego que para ganar el título, primero se debe clasificar a las rondas semifinales, pero sentimos que los brumosos cuentan con una de las alineaciones más completas de nuestro torneo y que es asunto de soltarlos, en lugar de amarrarlos.
Por ejemplo, contra Saprissa vimos un Cartaginés más agresivo que en otras oportunidades y si bien es cierto que por ratos sus jugadores perdieron tiempo, incluso con un jugador más en la cancha, fue quizá para evitar la sorpresa de la famosa “Saprihora”, porque durante el juego, hubo peligro de gol de forma idéntica en las dos porterías.
Para enfrentar al Barcelona en Japón, Cartaginés tiene que pegar primero aquí.

[email protected]