Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 01 octubre, 2015


Hace rato que me desenchufé del fútbol italiano y tengo años de no sentarme a mirar completo un juego de su campeonato. La Selección de Italia es otra cosa: soy fanático, adicto y la amo.
El primer desencanto no tiene la menor relevancia, pero me afectó emotivamente. He escrito algo sobre el asunto. Cuando empecé a ver en la TV, porteros del calcio con el número 87 o 91 en su uniforme, pensé en Dino Zoff, Walter Zenga, Gianluigi Buffon con el número que debe llevar en su espalda un portero que se precie de serlo: el uno (1).
Y luego se desparramó el resto: defensas con el 73 o 98; volantes con el 29 o el 56 y atacantes con el 81 o 43.
¡Qué cosa más desagradable!
Recordaba y añoraba a todos los equipos italianos y su seleccionado uniformados del uno al once y los suplentes, del 12 al 16.
La segunda desilusión llegó con las nóminas: el pasado martes presencié el segundo tiempo del juego de Champions entre Bate Borisov y la Roma, ganado justamente por los bielorrusos 3-2 y repasando la formación de “los italianos”, el club que representa a la capital de la nación, miren lo que hallé.
Portero: Wosciech Szczesni (Polonia); defensas: Lucas Digne (Francia); Kostas Manolas (Grecia); mediocampistas: Radja Nainggolan (Bélgica), Willian Vainqueur (Francia), Miralem Pjanic (Bosnia) y Mohamed Salah (Egipto). Delanteros: Gervinho (Costa de Marfil) y Juan Manuel Iturbe (Argentina). Nueve extranjeros y solo dos italianos: Daniele De Rossi y Alessandro Florenzi (defensas).
Por simple curiosidad, acudí al Buzón del estimado colega Rodrigo Calvo, quien me ofreció la formación de la Roma en los dos partidos que jugó y perdió en el Estadio Nacional contra la Selección Nacional que entrenaba Gustavo De Simone, 1-0 y 2-1 en junio de 1988.
Porteros: Franco Tancredi y Angelo Peruzzi.
Defensas: Antonio Tempestelli, Gianluca Signori, Fulvio Collovatti y Sebastiano Nela. Mediocampistas: Lionello Manfredonia, Stéfano Desideri y Sergio Domini. Atacantes: Bruno Conti, Manuel Gerolin y Mássimo Agostini. Técnico: Angelo Sormani. En banca “El Príncipe” Giuseppe Giagnini.
¡Todos italianos! ¡Qué diferencia!
Todavía el fútbol no se había contaminado con los negocios redondos de agentes y representantes que inundaron de mediocres el fútbol del Viejo Continente.
¡Cómo no se va a “agüevar” uno!

[email protected]