Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 3 Junio, 2015

Cristian Williams, jefe de prensa de la Federación de Fútbol, reclamó algunas de mis Notas y me indicó parcialidad en el tema de Eduardo Li.

Aclaremos.
Al día siguiente del “bombazo”, escribí una Nota de que este lamentable suceso en la trayectoria de don Eduardo, debía ser tomado como una lección de vida y reflexioné sobre el asunto. Quienes más deberían recapacitar sobre este hecho, eran dirigentes cercanos a Li. No di nombres.


Si alguno o algunos se sintieron aludidos no es mi problema.
Al día siguiente, critiqué el proceder de los miembros del Comité Director, apoyándome en palabras del vicepresidente Jorge Hidalgo, cuando dijo a Extra que no estaba enterado del asunto de la transacción de $27.500 a los fondos federativos, parte de las acusaciones de New York a Li. Don Jorge dijo que lo iba a investigar.
Interpreté esto como un desorden a nivel interno del Comité Director. Supuse que si la tesorería rinde informes en cada sesión de ingresos y egresos, el vicepresidente tenía que estar enterado de la transferencia. Critiqué fuertemente el papel de la tesorería.
Escribí: “la prensa deportiva costarricense califica a unos pocos miembros de la Federación como incondicionales de Eduardo Li”.
No hablé a título personal, ni di nombres. ¿Por qué algunos se sintieron aludidos?
Al día siguiente del escándalo, en conferencia de prensa, Jorge Hidalgo aclaró y explicó a la prensa lo relativo al contrato con Traffic y probó que el dinero de la transferencia por $27.500 estaba en las arcas federativas. Obra en mi poder toda la documentación aportada por el colega Williams.
En la Nota del pasado lunes, en lugar de comentar este hecho de las cuentas claras en la tesorería de la Federación, fui injusto con don Eduardo, don Jorge y don Rodolfo Villalobos pues no escribí de ese suceso vital para ayudar a esclarecer el caso. En su lugar copié textualmente unas manifestaciones de Fernando Berrocal que en el fondo, hacían ver lo complicado que está el asunto para Li.
Williams reclamó porque reproduje una opinión desfavorable a los intereses de don Eduardo y no publiqué nada de lo que manifiesta don José Miguel Villalobos, abogado defensor del dirigente.
La razón cae por su propio peso.
Berrocal no es fiscal en el juicio; su opinión es independiente y me pareció jurídicamente valiosísima. Las de don José Miguel son consecuentes de su oficio como abogado defensor.

[email protected]