Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 26 Septiembre, 2014

Jafet Soto dirige al Herediano con sentido común, el menos común de los sentidos.
Conocedor del entorno, de la personalidad de sus jefes y del vestuario, ha hecho fácil su paso como técnico del Team, al que clasificó a los cuartos de final de la Concachampions tras liquidar las pretensiones del León azteca.


Basta analizar las alineaciones del Herediano desde que asumió Soto, para comprender que ha sabido rotar al equipo con un esqueleto que forman Moreira, Montero, Salazar, Gómez, Granados, Aguilar y Núñez y acompañando a estos “siete magníficos” alternan de titulares y suplentes: Myrie, Calvo, Larín, Scott, Josimar, Ruiz, Sánchez, Ramírez, Pedroza y Hay.
Todos estos futbolistas mencionados en segundo término han tenido con Jafet muchos y pocos minutos de acción. Ninguno ha estado relegado al banquillo eternamente y esto habla muy bien de ese sentido común que citamos de parte del estratega florense, para mantener unido, en comunión y contento a un vestuario complicado, repleto de egos y fuertes personalidades.
Cambiando de tema pero siempre dentro del Torneo de Invierno y aunque es temprano para dictar proyecciones, las derrotas de Universidad y Cartaginés en la jornada del miércoles ante Saprissa y Santos respectivamente, le dieron a la clasificación un roce de “más de lo mismo” en el sentido de que ese par de traspiés corta de tajo una eventual fuga de los dos líderes de la tabla y por ende, da espacio para que tres de los grandes y tradicionales, el propio Saprissa, Alajuelense y Herediano acorten distancias y amplíen el margen para meterse al final entre los cuatro clasificados. Lógico pensar que si celestes y brumosos mantienen un torneo firme y no ceden unidades conforme avanza, en el cierre, eventualmente uno de los tres grandes se quedaría por fuera y estamos hablando de morados, manudos y florenses lo que daría a la competencia expectación extrema. Pero si empiezan a derrumbarse celestes y paperos —y estas derrotas podrían ser un preámbulo—, el Invierno podría tomar el rostro de lo repetido, la foto de siempre, el ver a los mismos en la cima, lo que sería de verdad bien aburrido.
En el último Verano, la UCR se metió en semifinales. Sería interesantísimo que repitiera esa faena pero con Cartaginés, para ver en qué hueco se meten los otros tres “colosos”, con el respeto desde luego de los otros siete equipos, todos con idénticas posibilidades aritméticas.

[email protected]