Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 18 Junio, 2018

Tras comerse un pastel, Rusia va mañana ante Egipto

El equipo anfitrión del Mundial de Fútbol le solicita extraoficialmente a la FIFA, que a la hora de calentar las bolitas del sorteo, le ponga a un queque en el juego inaugural.

En esta ocasión, le tocó el turno a Arabia Saudita y lógicamente que Rusia se comió el pastel, sin necesidad de tomar algún antidigestivo. Un categórico 5-0 cumplió con el pronóstico y enfiló al seleccionado local a meterse en una llave formada a su entera disposición, en la que evitó, desde la oficina, a la poderosa selección de Alemania, una de las grandes favoritas para quedar campeona.

La llave del Mundial quedó dispuesta para que Rusia, no se tope a los actuales campeones del mundo, hasta en una eventual final.

En caso de que los anfitriones sigan avanzando en la llave, podrían medirse ante Brasil, el otro gran favorito a la corona, solo en semifinales.

En otras palabras, Rusia, que juega mañana ante Egipto su segundo partido del grupo A, se quitó de encima a Alemania y a Brasil desde el escritorio, gracias a los geniales movimientos que ejecuta doña FIFA, esa máquina monstruosa de hacer y repartir colones.

La idea original de los rusos es ganar el Grupo A, para vérselas con Portugal en octavos de final. Los lusitanos no son una potencia mundial y podría resultar un rival menos incómodo para los locales.

Sin embargo, ya vimos en el primer choque de trenes de la Copa, cómo Cristiano Ronaldo condujo a su equipo a empatarle a España 3-3, con un triplete sensacional del capitán portugués, y entonces podría ser España el que ocupe el segundo lugar de su grupo y eventualmente se mediría con Rusia, desde luego, un pésimo negocio para los locales.

Pero también Uruguay tiene la palabra; los charrúas derrotaron en la “Saprihora” a Egipto 1-0 y pueden apoderarse del primer lugar del Grupo A, lo que varía todo el guion de la película.

Sin embargo, haciéndole un rastreo al sendero de Rusia en “su” Mundial, es fácil deducir que buscan el primer lugar de su grupo, para verse ojalá con Portugal en octavos de final; en cuartos con Francia, Argentina o Croacia; en semifinales ante Brasil y, si sobreviven, cerrar con Alemania el torneo.

Los organizadores del Mundial de Fútbol planificaron esta estrategia para llegar largo en competencia.

La interrogante es conocer qué malabares hace la FIFA para poder complacerlos, hoy a Rusia, pero siempre al anfitrión de turno.

[email protected]