Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 09 octubre, 2017


No hay quinto malo; muchos éxitos nos esperan en Rusia 18

Cuando mañana martes la Selección Nacional termine sus papeles en la Hexagonal mundialista en Panamá, con el boleto al Mundial Rusia 18 asegurado, queda bastante tiempo para que su cuerpo técnico construya la nómina que nos representará en la quinta cita universal a la que acude puntual el fútbol costarricense.
Los viejos del barrio recordamos todavía con el ceño fruncido, las continuas eliminaciones que sufría el fútbol nacional en sus propósitos y afanes de clasificarse a las Copas del Mundo.
Héctor Hernández, aquel moreno y fornido centro delantero de la selección mexicana, nos decapitaba una y otra vez con sus goles frente a los ticos en la década 50-60.
No hubo forma ni manera de que Costa Rica asistiera a los mundiales de la larga época, desde Suecia 58 a España 86, hasta que el gol histórico de Pastor Fernández nos catapultó a Italia 90.
La odisea en el verano italiano fue impresionante; la Selección Nacional dirigida por Bora Milutinovic se clasificó a la segunda fase y empezó a escribir historia.
El guion se prolongó en Corea y Japón 2002 y después en Alemania 2006, con Alexander Guimaraes al frente; en el escenario de los grandes acontecimientos, los discípulos de “Guima” presentaron aciertos y desaciertos. Fueron más estos y no se repitió la faena del verano italiano.
Una anotación infame de Estados Unidos en el cierre de la eliminatoria para Sudáfrica 2010 nos lanzó a un repechaje que se perdió con Uruguay y se interrumpió la presencia tica en los Mundiales, hasta que Jorge Luis Pinto y sus “muchachos” nos llevaron a la epopeya de Brasil 14.
Y en estas estamos.
El 90% de los jugadores que convocó Óscar Ramírez para los dos últimos juegos de la Hexagonal ante Honduras y Panamá, tienen puesto fijo para Rusia 18 y son la base de la formación que armó el colombiano para la justa brasileña.
Salvo imprevistos o lesiones de último momento, la tripleta de porteros luce intocable; la línea defensiva podría quizá aceptar un par de ingresos (Óscar Duarte-Juan Pablo Vargas) e igual número de separaciones.
No nos imaginamos a Joel Campbell fuera de la Tricolor en Rusia, de manera que en la cintura podría darse una variante y otra en zona de ataque. Por lo actuado, entre José Guillermo Ortiz, Daniel Colindres, David Ramírez y Ariel Rodríguez, solo habría espacio para uno de los cuatro, tremendo dilema a resolver por la tripleta Ramírez, Marín y Larrea.
[email protected]