Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 10 Julio, 2017

Las cartas de recomendación podrían sustituir a los agentes

Cuando me enteré de que Álvaro Morata, centro delantero más lento que una tortuga, banca en Juventus y Real Madrid y que lo poco que hace bien es meter uno que otro gol de cabeza en los finales de los partidos, fue traspasado o vendido al Manchester United en $90 millones, se me ocurrió una brillante idea para parar y detener de un solo golpe el negocio millonario de los agentes de jugadores.
Voy a proponerles a los dirigentes de todos los equipos del mundo, que a partir de hoy fichen a sus futbolistas por cartas de recomendación.
¿Quién no ha escrito cartas de recomendación?.
¿Se imaginan la cantidad de millones, de millones de dólares que se ahorrarían los clubes, si rechazan las ofertas de los intermediarios y empiezan a firmar futbolistas jóvenes, que sean recomendados por los más veteranos o los consagrados?
Hace pocos días le preguntaron a Keylor Navas, si él había recomendado a Danny Carvajal al Albacete de España, para que lo ficharan.
El portero del Real Madrid, astutamente se “quitó el tiro”, y no afirmó que directamente recomendó al exportero del Saprissa, pero sí dijo que tuvo largas conversaciones con su colega y compatriota.
Cuenta la leyenda que Gabelo Conejo sí recomendó a los dirigentes del Albacete para que firmaran a Keylor; desde luego que el héroe de Italia 90 siente un gran honor en publicar su “hazaña”. Quién sabe que diría, si a Navas no le hubiera ido bien, primero con el “queso mecánico” y después en el Levante.
Por eso Keylor Navas por ahora no quiere “embarcarse” y decir que Carvajal llegó al Albacete por una recomendación suya, a la espera de acontecimientos, pero a lo que vamos y lo que queremos es promocionar nuestra “brillante” idea.
¡Fuera promotores; al archivo los agentes; destierren a los intermediarios!
De mañana en adelante, los jóvenes talentos suramericanos, africanos, asiáticos y desde luego costarricenses, podrán jugar en las ligas del primer mundo, con una carta de recomendación de sus compatriotas y compañeros de Selección Nacional, ya consagrados e instalados en esas ligas.
Ejemplo: si Ariel Rodríguez quiere pasar de Tailandia a Inglaterra, Bryan Oviedo le manda una carta de recomendación al Liverpool, con todas las cualidades de su compatriota y a esperar qué sucede. Si lo fichan, Ariel invita a Bryan a un “yodo” y punto. Y… ¿el agente?. A freír churros.

[email protected]