Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 15 Noviembre, 2008

NOTA DE TANO


Uno de los partidos más trascendentales a nivel de campeonato criollo se jugará este domingo en el estadio de Liberia, cuando llegue de visita Puntarenas.
Ahí los chuchequeros se jugarán la clasificación, porque si ganan los anfitriones se acabó el torneo para los naranjas, sumergidos en una temporada plena de problemas domésticos y bastante irregular.
Cuando se anunció el fichaje de Javier Delgado como técnico de Puntarenas, se pensó que buenos y mejores vientos soplarían por el muelle del Puerto. Una pretemporada con un entrenador serio, profesional y responsable como Javier, sanaba muchas heridas, abiertas después de aquella trifulca en la que se vieron metidos Luis Diego Arnáez, Jorge Alarcón y sin querer, queriendo, Alejandro Larrea.
Sin embargo, ni con Delgado el Puerto levantó y entró en una campaña irregular de brincos y saltos como lo demuestran sus números en la clasificación, donde igual ha ganado (5), que perdido (6); con una retaguardia que ha sido un colador (23 pepinos encajados), uno de los promedios más negativos del certamen, que retrata a la cuarta zona defensiva más vulnerable del torneo, a pesar de contar con nombres de peso como Rafa Núñez, Roberto Wong, Sherman Vázquez y Darío Delgado.
La crisis del PFC (nombre que por lo visto no pegó como para mercadearlo), se acrecentó cuando Javier Delgado salió en carrera y renunció a la dirección técnica media hora después de que sus discípulos derrotaron al Herediano.
Los motivos fueron económicos y transmitieron un mensaje negativo para el club, porque es fácil suponer que por salarios atrasados el técnico pudo darse el lujo de renunciar e ir en busca de nuevos horizontes, paso que no pueden dar con la misma facilidad 22 ó 25 jugadores.
Enseguida vio la luz la nueva bronca con la Caja; roces con el municipio local y el traslado de la sede al coqueto estadio de Garabito, en Jacó, donde los tiburones (con escaso colmillo), suman dos presentaciones a estadio lleno, lo que abre ventanas de ilusión en el marco económico.
Con 18 puntos en 14 partidos, Puntarenas (cuarto lugar) enfrenta a Liberia Mía (tercer puesto), que contabiliza 21 unidades en igual número de presentaciones.
Más claro no canta Ricardo González (un gallo); ganan los locales en un territorio que ha sido inexpugnable para las visitas y se define el Grupo A, donde ya están prácticamente amarrados para la segunda fase, Saprissa y Brujas.
Pero, vence Puntarenas, atrapa a los pamperos en el tercer lugar y se define la clasificación en la última fecha, donde el Puerto espera a Brujas y los del zoológico viajan a enfrentar a Carmelita, jirafa en ristre.
En el Grupo B la estufa está caliente porque aritméticamente, sus seis equipos tienen posibilidades de clasificarse. Arderá Troya a partir de las 11 horas en tres de sus sedes: San Carlos, Pérez y Desamparados.

[email protected]