“No todo se resuelve con recursos financieros”
“Hay que tener recursos ante los movimientos adversos del mercado de trabajo”, afirmó Gustavo Picado, gerente financiero de la Caja. Archivo/La República
Enviar

Gustavo Picado, gerente financiero de la Caja

“No todo se resuelve con recursos financieros”

Admite falta de especialistas en hospitales

La Caja logró salir del respirador artificial al que estuvo conectada los últimos cuatro años. Hoy es una institución pública exitosa desde el punto de vista financiero.
Gustavo Picado, gerente financiero de la Caja, quien es uno de los artífices de que la institución haya dejado los números rojos, conversó con este medio sobre la situación actual y perspectiva futura.


Viendo los estados financieros, aparece un excedente de ¢373 mil millones, unos $700 millones ¿es ese dato correcto?
Sí, pero por un tema de metodología contable. Facturamos aunque la gente no nos pague, registramos esos intereses. Son deudas por cobrar que no hemos recuperado, pero que vienen de los patronos que nos deben servicios médicos.
Otro aumento viene por los registros de leyes especiales, como la aplicación del Código, Niñez y Adolescencia, que nos ha permitido un crecimiento en los ingresos, aunque no lo hemos devengado.
No son ingresos efectivos, sino por concepto devengado, pero la forma y metodología de la contabilidad, se les considera un ingreso del periodo.

¿Y por qué se incluye como excedente si no tienen ese dinero?
Si no se revela, no se muestra la riqueza real de la institución.

Quitando el tema de las cuentas por cobrar, ¿de cuánto sería el excedente efectivo entonces?
Cerramos 2014 con un excedente de ¢215 mil millones ($400 millones). Hay una parte que se había metido en el Presupuesto Ordinario 2015, también hay superávits específicos como el de la Red Oncológica Nacional por ¢80.600 millones, se definió un rubro para un programa de reducción de listas de espera y se incluirá una parte en un presupuesto extraordinario que se enviará este mes de abril.
Se invirtieron también ¢5 mil millones en flotilla vehicular, como ambulancias, motos y otros equipos para trabajos diversos.

¿Y el resto del dinero por qué no se usa?
Tenemos un fondo de reservas para contingencias o necesidades adicionales no previstas.

¿Qué puede ser un imprevisto? ¿La atención por un terremoto?
Sí, con el terremoto de Nicoya tuvimos que ver de dónde tomábamos recursos, cómo cortábamos el presupuesto para atender la emergencia.
Se trata de tener una mejor posición o capacidad para invertir, garantiza tener reservas para que nos protejan ante cualquier cambio. Nuestros ingresos en mucho dependen de lo que pase, hay que tener recursos ante los movimientos adversos del mercado de trabajo.

Tomando en cuenta que se investiga si hay personas que mueren por estar en lista de espera, ¿se justifica tener todo ese dinero en reserva?
Creo que hay un tema que tiene que ver con que no todo se resuelve con recursos financieros. Existen factores que convergen para lograr una producción óptima. Pasa mucho en recurso humano, que no se cuenta con todo el personal. El ejemplo más claro son los especialistas.

¿A cuánto asciende hoy la deuda del Estado con la Caja?
¢768 mil millones.


María Siu Lanzas
[email protected]

Ver comentarios