Enviar
No pierda la figura a causa del estrés

A veces comer de forma excesiva es una forma de aliviar la presión diaria, en estos momentos es recomendable consumir alimentos saludables

Melissa González
[email protected]  

Comer de más y de forma constante puede ser el resultado del estrés, un problema que no solo afecta su mente sino también su cuerpo.
La forma en que cada persona canaliza este problema varía, sin embargo se ha comprobado que el peso se ve afectado no solo en el aumento sino también en la disminución.
Por un lado, hay personas que sienten tanto estrés que incluso se les olvida comer; por el contrario, otras sienten ansiedad de comer sin lograr sentirse satisfechas.
“La comida está asociada con descansar, tener espacio social, e incluso con el afecto, cuando alguien se siente mal piensa qué rico tomar café, en realidad lo rico es detenerse del trabajo, porque en esos casos se necesita un espacio de descanso”, expresó la psicóloga Claire de Mezerville.
Aunque esto es valido, es importante no caer en los excesos y poner atención si se están subiendo algunas libras de más.
Estudios científicos también han asociado el aumento de peso con el estrés, este mal aumenta los niveles de cortisol, hormona que favorece el aumento del apetito principalmente de carbohidratos y azúcares, que hacen que el exceso de grasa se acumule en el abdomen, según comentó la nutricionista Rebeca Hernández.
Cuando el apetito aumenta a causa del estrés, Hernández recomienda ingerir alimentos que neutralicen esta respuesta.
Entre las opciones que hay están las proteínas bajas en grasa, así como carbohidratos ricos en fibra.


Recomendaciones
Tome en cuenta estos consejos de la nutricionista Karla Barrenechea, de la Clínica de Nutrición von Saalfeld, para que el estrés no influya en el aumento de su peso:

• Practique la espera
Cada vez que sienta ansiedad, posponga esa gratificación instantánea para después. Espere 15 minutos, mejor 30, para comerse algo. Las posibilidades son buenas si sus antojos son solo relacionados al estrés, porque van a desaparecer si usted se mantiene distraído u ocupado.

• Tenga a mano alimentos o bebidas no calóricas
Estos no tienen calorías o tienen muy pocas, por lo que pueden ayudar a evitar el aumento de peso. Tenga al alcance bebidas no calóricas ni azucaradas, gelatina dietética, vegetales como palitos de zanahoria, brócoli, coliflor, apio con limón y palomitas de maíz, entre otros.

• Mantenga un registro de lo que come diariamente
Tener que anotar absolutamente todos los alimentos o snacks que consume, es una buena idea que le hará pensarlo dos veces antes de comer de nuevo.
Si la ansiedad se presenta al finalizar el día, tome un libro, una revista o un vídeo para tener algo más que hacer y distraerse de los antojos por estrés.

• Llame a sus amigos
Haga una lista de amigos a quienes pueda llamar para que lo apoyen en momentos de tentación. Incluso, pueden ser aquellos que pasan por lo mismo.

• No se salte tiempos de comida que le harán sentir hambre
• Consuma por lo menos cinco tiempos sin falta: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena. Las calorías que usted necesita deben distribuirse así, para evitar consumir más de lo necesario y al mismo tiempo mantener niveles de energía óptimos. El saltarse comidas le provocará luego comer más, y hay mayor peligro de consumir alimentos que no son saludables.

• Utilice mensajes
Coloque mensajes como ¿realmente tengo hambre?, o ¿por qué o por cuál razón voy a comer?, en lugares estratégicos donde generalmente puede comenzar la ansiedad.

• Conózcase a usted mismo
Así como sus características determinadas en los momentos de debilidad, apártese del grupito de tomadores de café del trabajo, tome otra ruta para evitar pasar por la panadería, o planee actividades para distraerse.

• Elimine las tentaciones
Elimine o deshágase de los productos y alimentos que le producen tentación en su hogar u oficina. Nunca vaya al supermercado con hambre; traiga a casa solo lo que a usted le sienta bien consumir.

• Consiéntase
Si no puede parar de obsesionarse por la comida, entonces consiéntase a usted mismo de vez en cuando. Planee una cena o merienda que realmente le guste mucho para un futuro cercano, cuando sienta ansiedad, aguante y recuerde que pronto gustará de eso que a usted tanto le apetece.


Ver comentarios