Logo La República

Miércoles, 21 de octubre de 2020



NOTA DE TANO


Neymar: fútbol y fiesta es lo mismo

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 15 abril, 2020

Valdano: “Ronaldinho es tonto”

Jorge Valdano publicó una columna en el diario español “El País”, en defensa de Ronaldinho, detenido hoy con un arresto domiciliario en un hotel de Paraguay, junto a su hermano.

El campeón mundial con Argentina en 1986, pide que dejen en paz a “Dinho”, a quien califica más que como delincuente, como tonto. “Medio mundo debería estar encarcelado por situaciones como las sucedidas a Ronaldinho, pero a él le pasó lo que le pasó por tonto y no por delincuente”, dijo Valdano, repitiendo el argumento que utilizó el abogado del exfutbolista en su defensa.

Lea más: Ronaldinho paga la fianza y deja la cárcel en Paraguay

El brasileño y su hermano pasaron un mes en prisión, cuando presentaron pasaportes falsos para ingresar al país y fueron involucrados en una causa abierta por lavado de dinero.

Valdano hizo hincapié en que para Ronaldinho, el fútbol es una fiesta y jugarlo, una fiesta al cuadrado, de manera que a “Dinho” se le puede calificar como un insubordinado y rebelde en el terreno de juego, características muy propias de varias estrellas del fútbol brasileño que en este caso específico, no alcanza para señalarlo como un delincuente.

Inocente quizá, delincuente no.

En estos días en que el nombre de Ronaldinho volvió a la actualidad por el caso de Paraguay, su excompañero de equipo en los Gallos de Querétaro, el chileno Patricio Rubio, recordaba cómo el equipo jugaba una fecha de campeonato el viernes por la noche y terminado el partido, Ronaldinho desaparecía del mapa y regresaba hasta los entrenamientos de los martes.

Lea más: Mientras Neymar pasea de orgía en orgía, mueren de hambre 6 millones de niños

Era que “Dinho” viajaba en vuelos privados a Acapulco o a Cancún a seguir la fiesta, retratando ese comportamiento tan poco profesional de varias estrellas brasileñas, “chineadas” y “consentidas” por dirigentes y técnicos de turno, que perdonaron malas conductas por la extraordinaria calidad de esos futbolistas.

Hoy, ese mal ejemplo de moda lo dibuja Neymar, el astro del PSG, quien como Ronaldinho y más atrás Garrincha, Romario, Adriano y tantas y tantas lumbreras del fútbol brasileño, vive en una pura fiesta.

En estos días Zico, capitán en su momento de la selección de Brasil, le pidió personalmente a Neymar, que imitara el profesionalismo de figuras como Messi y Cristiano Ronaldo y que “no se distrajera tanto con problemas ajenos al fútbol”.

Difícil que el compañero de Keylor acepte el consejo, porque como expresó Valdano, para los brasileños el fútbol es una prolongación de la fiesta.

[email protected]


NOTAS ANTERIORES







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.