Logo La República

Martes, 20 de octubre de 2020



NOTA DE TANO


Mientras Neymar pasea de orgía en orgía, mueren de hambre 6 millones de niños

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 02 abril, 2020

Mientras Neymar pasea de orgía en orgía, mueren de hambre 6 millones de niños

“Forja” el suplemento cultural del Semanario Universidad, publicó en su última edición, un artículo de lectura obligatoria titulado: “El COVID -19 frente al pánico-2020”.

Lo escribe el periodista Nilantha Ilangamuwa, natural de Sri Lanka.

Nos recuerda el colega entre otras barbaridades, que hoy en día hay más de 1000 millones de personas que pasan hambre; que una de cada siete personas en el planeta no consigue suficiente comida y en los últimos meses el número de personas muertas por inanición, supera los 1.7 millones.

Lea más: Keylor Navas organiza estudio de Biblia en línea y ora por afectados del coronavirus

Cada año mueren de hambre alrededor de nueve millones de personas. De ellas, seis millones son niños.

Alrededor de 7 millones de personas mueren cada año, por estar expuestas a las partículas finas que lleva el aire contaminado. El 91% de la población mundial respira aire contaminado.

Más de 3.5 millones de personas mueren cada año, de enfermedades relacionadas con el agua. De estas, 2.2 millones son niños.

800 mil personas cometen suicidio en el mundo cada año. Cada 40 segundos se suicida una persona en el planeta.

Aproximadamente 1.350.000 personas mueren cada año por accidentes de tráfico. El uso dañino del alcohol provoca 3.3 millones de muertes anuales.

464.000 personas murieron por homicidio hace dos años, superando las 89.000 muertes en el mismo periodo en conflictos armados.

Se calcula que más de la mitad de las 87.000 mujeres asesinadas intencionalmente en el 2017 en todo el mundo, el 58% lo fueron a manos de su pareja o familiares.

Lea más: Keylor está en el país para ayudar en drama del Coronavirus

Y así podríamos continuar narrando los horrores que nos cuenta el colega Nilantha.

Es que el mundo está loco y está al revés, de ahí lo injusto de mirar por ejemplo a un tipo común y silvestre como Neymar, que juega muy bien al fútbol, pasearse por este mismo planeta que mata de hambre a 6 millones de niños, con un grupo de amigos de barrio, a quienes invita a orgías y placeres mundanos exquisitamente publicitados.

Neymar gana millones de dólares por jugar bien al fútbol, pero la industria que le paga, no deja nada para los niños hambrientos de África.

Por eso molesta que, cuando un futbolista también millonario como Keylor Navas, dice públicamente que no quiere quedarse en casa y pone su Fundación a las órdenes de las autoridades de salud del país para colaborar económicamente (no rezando) en la emergencia del coronavirus, le saquen en cara sus ingresos como profesional de un deporte. Eso no se vale.

[email protected]


NOTAS ANTERIORES








© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.