Enviar
Negocios familiares enfrentan reto generacional
Solamente un 33% de estas empresas llega a la segunda sucesión, y un 13% a la tercera; Instituto de Gobierno Corporativo Costa Rica pretende ayudar a revertir esta historia

Erick Díaz
[email protected]

Uno de los principales desafíos que enfrentan las empresas familiares es heredar las operaciones de generación en generación.
Muestra de ello es que solo un 33% de estos negocios logra avanzar a una segunda sucesión, mientras que un 13% llega a los miembros de la tercera, en América Latina. Aún menos alentador es que de ese segundo porcentaje, solo un 3% logra sobrevivir.
Parte de esa realidad la definen los retos que tienen que enfrentar este tipo de compañías. Uno de ellos es la necesidad de empoderar a los próximos gerentes, y la de crear un ambiente nuevo para dar ese salto generacional, afirman expertos.
Es decir, la estrategia evolutiva debería centrarse en que los hijos y miembros de la familia actúen como un equipo capaz de resolver los conflictos, más que depender de un modelo de socio fundador.
“El próximo traspaso será más complicado porque los lazos familiares serán más débiles y hay que crear una estructura para identificar y entender las necesidades de una familia con muchas más ramas”, destacó Matthew Sullivan, presidente del Instituto de Gobierno Corporativo Costa Rica (IGC-CR), recientemente fundado.
Precisamente, ese organismo surgió con el objetivo de ayudar a las empresas familiares a integrar los principios corporativos para que perduren en el largo plazo.
Y es que actualmente muchos dueños de firmas familiares tratan sus negocios como una caja chica, al usar la liquidez para responder a necesidades ajenas a los compromisos empresariales. Esto en vez de verlos como una joya, comparó el experto.
Conceptualmente, el gobierno corporativo es la estructura de proceso dentro de una empresa familiar que se aplica para dirigir y controlar la organización. Es decir, las relaciones recíprocas entre los propietarios, miembros de la junta directiva y la administración.
Detrás del IGC-CR se encuentran instituciones como la Bolsa Nacional de Valores, el Colegio de Contadores Públicos y la Cámara de Emisores, apoyadas a su vez por actores como Ernst & Young, KPMG y Deloitte.
“Venimos impulsando iniciativas que faciliten a las empresas, en sus diferentes etapas de desarrollo, el acceso a capital. Es así que contamos con una Unidad de Emisores en la oferta pública, un Mercado Alternativo para Acciones (MAPA) en la oferta privada y un convenio con Link Inversiones para empresas emprendedoras”, expresó José Rafael Brenes, gerente de la Bolsa Nacional de Valores, quien agregó que el hilo conductor de los diferentes mercados es el tema del gobierno corporativo.
Otro de los retos que encaran las firmas familiares es la competencia cada vez más agresiva, en buena parte, de capital foráneo.
En ese sentido, los especialistas recomiendan evitar asustarse y considerar que con una junta directiva bajo un modelo de equipo colegiado es más probable que se establezcan estrategias estructurales y planes para identificar oportunidades, y salir adelante en el tiempo.
“Muchos no reconocen la importancia de vivir solamente de las utilidades de la empresa y no del bolsillo de esta”, señaló Sullivan como uno de los principales pecados de las empresas familiares.
A ello se suma la actitud de no aceptar la incorporación de puntos de vista diferentes e independientes dentro de la junta directiva, aspecto que compromete aún más las operaciones cuando no prevalece una separación entre los asuntos de la compañía y los de la familia.
“Por lo general, los miembros externos agregan más disciplina a las reuniones de la junta directiva e imprimen objetividad y balance a las discusiones”, afirmó Juan Rafael Campos, managing partner assurance de Ernst & Young Central America, y señala que está comprobado que a algunas firmas les preocupa que sus decisiones sean cuestionadas o que su intimidad se vea comprometida.
En esa línea salta la recomendación de que a la hora de buscar asesoría externa es necesario valorar con especial prioridad la imparcialidad. Por eso considere que los mejores amigos de la familia son definidos por los expertos como malos directores.

*** RECUADRO 1

Resultados panameños

Entre junio y julio de 2008, el IGC-Panamá realizó la “Primera Encuesta Nacional de Gobierno Corporativo”, como una radiografía de las empresas familiares que operan en el país vecino. El ente costarricense trabaja actualmente en una encuesta de 25 preguntas que se pueden descargar de www.igccostarica.org. Entre los resultados canaleros destaca:

• Con relación al tamaño de las juntas directivas, un 40% tiene entre uno y cinco miembros, un 43% entre seis y diez, un 10% entre 11 y 15, y un 7% más de 16.
• El 57% de las encuestadas corresponde a empresas públicas, pero solo el 26% tiene definida una política para la relación con sus accionistas.
• Un 47% mantiene una persona encargada de la coordinación de las relaciones con los accionistas.
• El 30% de la muestra ofrece algún tipo de entrenamiento a los nuevos miembros de la junta (acerca de las finanzas del negocio, tour a través de la empresa, reuniones con otros directores, etcétera).

Fuente: Boletín del IGC- CR

*** RECUADRO 2

Creyente del gobierno corporativo

Gastón Monge, chairman y CEO del Grupo M, asegura que este tipo de prácticas y lineamientos han sido elementales para enfrentar la crisis financiera. El ejecutivo compartió una pieza de su rompecabezas corporativo.

“Mi hijo tiene nueve años. Para que sea parte de la compañía tendrá que estudiar una licenciatura y trabajar durante tres años fuera de la empresa familiar. Luego deberá estudiar una maestría y laborar tres años en una firma ajena. Posteriormente, podrá aspirar a un puesto en la empresa familiar que concuerde con su perfil y competirá en una terna con otros tres candidatos. La decisión quedará en manos de los cuatro miembros externos de la junta directiva en una sesión confidencial. Eso nos asegura tener la gente con más altas cualidades y con la mística y conexión familiar”.

Fuente: IGC- CR

***PIE DE FOTO

Cortesía Grupo M/ La República
Grupo M es uno de los modelos de buenas prácticas de gobierno corporativo que el IGC-CR pretende promover entre las empresas familiares. Actualmente cuatro hermanos participan en el negocio: de izquierda a derecha, Carlos Federico, Alfredo, María José y Gastón Monge Cheves.
Ver comentarios