Negarse a realizar la acoholemia le costaría más de ¢300 mil
Enviar

Desde julio del 2017 a la actualidad, aplicó la ley que le permite al oficial de tránsito a cargo, realizar una sanción económica de más de ¢300 mil en caso de que la persona se niegue a realizar la acoholemia.

En lo que vamos de este 2018, más de 12 conductores ya han sido sancionados por no realizar esta prueba de aliento.

Asimismo, a parte de la multa económica se le acumularían seis puntos en la licencia.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (Mopt) hizo un llamado de atención a la población, invitándoles a no conducir bajo los efectos del alcohol, con el fin de cuidar vidas propias y de los que transitan la carretera.


Ver comentarios