Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Necesitamos diputaciones con visión progresista

Alejandro Madrigal [email protected] | Viernes 29 septiembre, 2017


Necesitamos diputaciones con visión progresista

"Carlos Alvarado impulsa 'primer candidato a diputado abiertamente gay' en el PAC" fue el titular de uno de los principales medios escritos del país sobre la elección de Enrique Sánchez como candidato a diputado en el cuarto lugar por San José del PAC. Evento que debe llenarnos de mucho orgullo. Este tipo de candidaturas visibilizan, rompen esquemas añejos y ayudan a construir igualdad.

Similar a como lo vimos en la UCR cuando en 2012 los estudiantes escogimos al primer presidente de la FEUCR en condición migratoria de refugiado; o un año después cuando me eligieron como primer presidente abiertamente gay. Esta visibilización es necesaria. Enrique no es una cuota; será quien lidere a la fracción del PAC en una agenda en temas de diversidad sexual, donde ha habido importantes logros, pero quedan enormes deudas aún.

Y el esfuerzo que no se limita a Enrique. Avances en temas progresistas implican muchas más caras y fuerzas. Nielsen Pérez y Paola Vega, por ejemplo, candidatas al primer y tercer lugar de San José, son pesos pesados para luchar por una agenda progresista amplia en la Asamblea Legislativa. Dos mujeres feministas, una experta en materia de equidad de género y la otra en temas ambientales. También abundan comentarios positivos en torno a Marta Solano, la candidata por el quinto puesto, y recordando que el PAC ha logrado cinco diputaciones en San José en casi todos los procesos es bastante probable que al menos esas cinco personas se sentarán en el Parlamento en mayo de 2018.

También en otras provincias aparecen nombres que dan señales muy claras de que el progresismo va ganando mucho terreno dentro del PAC y que la agenda se está transformando. Eso debe encendernos esperanzas. Tan simple como recordar la estructura de los partidos y sus candidaturas hace apenas ocho o 12 años, donde la gente joven, las mujeres y aún más las personas LGBT, activistas sociales, personas críticas del statu quo, etcétera, tenían muy poca opción de una diputación. Costa Rica ya no es igual.

Si el PAC aspira a gobernar nuevamente (como única opción sensata y viable que veo en este momento) requiere una bancada experta en diversidad de temas. Sí, la candidatura de Welmer Ramos es lamentable, porque es otro conservador que ha hecho eco de discursos discriminatorios y de odio. Yo espero realmente que él no ponga sus manos ni su vocería para involucrase en temas de los que no sabe nada (como género o diversidad), y desde la fracción se le presione para que se involucre solo en temas en los que sí, como la necesaria discusión y reforma en nuestra estructura económica y productiva.

El progresismo no debe quedarse sin discutir otros tipos de exclusión asociados principalmente a cuestiones socioeconómicas. No podemos limitar la agenda a género y diversidad sexual, porque eso es lo que las derechas liberales han querido. Nos dan cierta equidad de género, derechos sexuales, reproductivos y derechos LGBT; pero la pobreza, la exclusión social, la acumulación de riqueza y la estructura económica nadie las toca. No caigamos en esa trampa. Eso sin mencionar temas como discapacidad, diversidad étnica, condición migratoria y otros tipos de diversidades humanas que generan asimetrías y exclusión y que urge transformar. El progresismo es amplio e interseccional. Por lo que se necesitan partidos de igual calibre, con multiplicidad de perfiles y con una sólida fundación ideológica para verdaderamente llevar una agenda progresista al Gobierno y a la Asamblea Legislativa.

Pero además de todo eso, yo siempre he creído en la política de las pequeñas conquistas, en contraposición a la política del todo o nada. Si el PAC seleccionó diez, 11, o 15 candidatos a diputados con una visión progresista en diversidad de temas, versus uno conservador, me parece mucho más valioso el avance que esto representa en comparación con las candidaturas de los procesos anteriores. Creo fielmente en la lucha por los derechos que se nos adeudan a tantas personas, pero también creo que esa lucha es sostenida y se va logrando paso a paso, como parte de un esfuerzo colectivo. No por la gesta heroica de una figura, sino porque múltiples fuerzas y personas lograron ponerse de acuerdo y unir sus esfuerzos.