Enviar
Nadal a sufrir al US Open

En femenino la reina Henin dejó vacante el trono

Nueva York
Estados Unidos
EFE

Rafael Nadal, que el pasado lunes estrenó por primera vez su condición de número uno mundial tras colgarse el oro olímpico en Pekín, afronta el último Grand Slam de la temporada con el objetivo de redondear su mejor circuito en el torneo que tradicionalmente peor se le da.
El tenista español nunca pasó de los cuartos de final en Nueva York, aunque su sensacional año y el hecho de poder garantizarse en este torneo la condición de número uno hasta final de temporada, invitan a pensar que el de Manacor puede romper ahora su actual techo en las pistas de Flushing Meadows.
No en vano, Nadal tiene la oportunidad de sumar su tercer 'grande' de la temporada, tras imponerse en Roland Garros y Wimbledon, lo que le daría la opción a principios del próximo año en Australia de completar el 'póker' de Gra
nd Slam.
Aunque no lo conquistaría en el mismo año sí podría vanagloriarse de ser uno de los grandes, tal y como lo lograron Donald Budge y Rod Laver -que lo consiguieron de manera consecutiva en la misma temporada y el australiano por segunda vez en la Era Open- Fred Perry, Roy Emerson y Andre Agassi.
Sus grandes rivales serán una vez más Roger Federer y Novak Djokovic, quienes disputaron la final el año pasado. El suizo, ganador en Nueva York en los cuatro últimos años, necesita reencontrarse a sí mismo tras una temporada aciaga en la que sólo ha ganado dos títulos menores en Estoril y Halle.
El serbio, tras perder en una intensa semifinal olímpica ante Nadal, tratará de conseguir su segundo Grand Slam, despué
s de ganar este año en Australia, y seguir su progresión hacia la cumbre.
El tenis sudamericano también contará con una amplia representación en las pistas de Flushing Meadows con un total de diecisiete jugadores.
El chileno Fernando González, tras conseguir la plata en los Juegos Olímpicos, será el máximo exponente del tenis latinoamericano.
Mientras, la única representación sudamericana será la de la colombiana Mariana Duque, la paraguaya Rossana de los Ríos y la argentina Gisela Dulko.
En féminas, la retirada de la vigente campeona Justine Henin deja el trono de Nueva York vacante, pero con muchas aspirantes, como las hermanas Williams, las serbias Jelena Jankovic y Ana Ivanovic, o la pléyade de jugadoras rusas como Svetlana Kuznetsova, Dinara Safina o Elena Dementieva.
Ver comentarios