Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Muy bien, magistrado Robleto

Luis Alejandro Álvarez [email protected] | Jueves 16 agosto, 2018


Muy bien, magistrado Robleto

Me ha costado tomar la decisión del tema a abordar en esta entrega. Hay muchos temas de relevancia y actualidad que se pueden y ameritan comentar.

Creo que no soy el único que tengo la sensación de que hacemos agua en diversos flancos, y que hay una desazón generalizada en el país.

Previo a la elección del nuevo Presidente de la Corte Suprema, hubo un hecho que no podemos dejar pasar desapercibido: las manifestaciones del magistrado Jaime Robleto Gutiérrez. Quien levantó la voz para hacer varias denuncias, en el ejercicio de su cargo, que tal vez no tuvieron el eco esperado.

Don Jaime denuncia que entre los aspirantes para presidir hubo uno sin una carrera judicial, que desdeña la figura de la mujer y que es homofóbico. Alguien que ha tenido una ‘carrera por el poder’, así sus palabras textuales.

Continúa el magistrado diciendo que “…es hora que alguien limpie esta institución de estas luchas por el poder…” .

Viene don Jaime, desde adentro, a hacer una denuncia que concuerda en denuncias que ha hecho el exmagistrado Arroyo, luego de acogerse a su pensión.

Valiente don Jaime, pues ha hecho su denuncia ocupando el cargo para el cual fue juramentado.

¡Muy bien, magistrado Robleto!

Si bien es cierto, es magistrado suplente, no por esto es menos magistrado que cualesquiera otros que lo son en propiedad.

El sistema tiene la figura de las suplencias para que no haya vacantes y que por faltas de nombramiento se paralice la función judicial.

Resultó electo el magistrado Cruz Castro, por 13 votos, luego de que el magistrado Castillo se retirara, y habiendo recibido el magistrado Aguirre nueve votos.

Don Fernando Cruz se unió a don Carlos Alvarado y a la diputada Carolina Hidalgo, como el tercero de los presidentes de los Supremos Poderes electos este año.

Corresponde a don Fernando iniciar un proceso para limpiar la imagen del Poder Judicial, que le recibe en la peor de sus crisis luego de haber estado involucrados en el caso “cementazo” varios de los magistrados integrantes de la Sala Tercera, incluyendo quien hasta hace poco fue sancionado y se acogiera a su pensión ejerciendo el cargo de presidente de la Corte, exmagistrado Chinchilla.

Le deseamos éxitos en su gestión al nuevo Presidente de la Corte.

A pesar de no haber dicho nombres don Jaime, y a la luz del Voto de la Sala Constitucional sobre las acciones de inconstitucionalidad de la prohibición al matrimonio igualitario, y al reconocimiento de las uniones de hecho de las personas del mismo sexo, no quedó duda alguna, demostrado que en dicha Sala hay un magistrado que no es apto para su puesto.

El magistrado Castillo no califica para ocupar el puesto al que se le designó.

Este magistrado, siendo el único que efectuó un voto en contra de declarar inconstitucional las normas antes indicadas, un magistrado que parece no observar respeto por la igualdad de las personas.

Nos decía don Jaime, que hay magistrados que votan con base en su fe y no con base en la normativa vigente. Esa es una afirmación preocupante.

Queda por hacer una lectura detallada del voto salvado del magistrado Castillo, para verificar cómo razona su posición, que ya de por sí se encuentra debilitada, ante el voto de los otros seis compañeros de Sala.

De corroborarse que la fundamentación de la posición del magistrado Castillo, va al tenor de lo que denunció, o anunció, don Jaime Robleto, queda de más decir que el señor Castillo debe presentar su renuncia a la plaza que ocupa.

Es peligroso para la Patria, y para todos los ciudadanos, un magistrado que no vote inspirado en la normativa vigente, por más respetable que sean sus creencias religiosas y su fe.