Enviar
Musharraf promete elecciones en febrero


Lahore, Pakistán
EFE

El general Pervez Musharraf, presidente de Pakistán, garantizó ayer que abandonará el mando del Ejército antes de jurar un nuevo mandato presidencial y que habrá elecciones generales en el país a mediados de febrero de 2008.
Tras días de fuertes presiones internacionales para que respetara sus compromisos y con la amenaza de protestas de la oposición, Musharraf dio parcialmente marcha atrás en sus planes al prometer que retomará el proceso de transición democrática roto el pasado sábado cuando impuso el estado de excepción.
Según la agencia estatal APP, el presidente hizo el anuncio a periodistas tras presidir una reunión del Consejo de Seguridad Nacional.
“El presidente dijo que estaba comprometido con la celebración de elecciones generales y con la transición a un mando civil completamente democrático en el país”, según la agencia.
El Consejo de Seguridad reúne a los principales líderes políticos y mandos militares del país y había sido convocado para analizar la situación después de cinco días de suspensión de las garantías constitucionales.
Previamente, Musharraf había recibido una llamada de George W.Bush, presidente de Estados Unidos, quien le dejó claro que “no se puede ser a la vez presidente de un país y jefe de los militares”, según dijo el propio Bush durante una rueda de prensa en Washington con su homólogo francés, Nicolás Sarkozy.
La actuación de Musharraf ha desatado una avalancha de críticas internacionales, pues supone la ruptura de sus compromisos para una transición a la democracia en Pakistán, cuyo mando asumió en un golpe de Estado en 1999.
Estados Unidos y el Reino Unido habían patrocinado un acuerdo entre Musharraf y la líder del principal partido de la oposición, Benazir Bhutto, que regresó al país el pasado 18 de octubre después de ocho años y medio en el exilio.


Ver comentarios