“Mundial de las favelas” concluye en Río
Enviar

“Mundial de las favelas” concluye en Río

La “Copa Social”, un torneo de fútbol paralelo al Mundial de Brasil 2014 disputado por equipos de ocho favelas de Río de Janeiro, finalizó ayer con la victoria del conjunto de Rocinha, la mayor barriada pobre de la ciudad, y con el ex futbolista Zico como testigo de honor de la final.
Este campeonato juvenil con fines educativos y de integración fue disputado por equipos de ocho diferentes favelas, cada uno de los cuales vistió los colores de alguna selección campeona del mundo, y contó con la participación de 96 adolescentes con edades comprendidas entre los 12 y los 15 años.
El brasileño Zico, ídolo del club Flamengo y de la selección brasileña, apoyó la organización de este torneo a través de su proyecto social “Zico 10” y estuvo presente en la final celebrada en Río de Janeiro, en la que se enfrentaron dos de las mayores favelas de la ciudad, Rocinha y Vidigal.
La selección española fue representada en el torneo por la favela de Santa Marta, ubicada en el barrio de Botafogo, que fue la primera comunidad en la que el Gobierno montó una Unidad de Policía Pacificadora (UPP), como son conocidos los cuarteles policiales permanentes instalados en barriadas que antes eran controladas por bandas de narcotraficantes.
Al igual que La Roja, el equipo de Santa Marta no tuvo un buen papel dado que quedó en octava posición.
José Luiz de Oliveira, entrenador del equipo de la comunidad de Santa Marta, dijo que “lo más importante no es el resultado sino la responsabilidad y el compromiso de los niños, que se levantaban a las 6 a.m. y, sobre todo, la integración”.
“Tener compromiso y buenas notas en el colegio”, esos son los requisitos principales que Oliveira exige a los niños para poder formar parte del equipo.
Fernando Banucci, uno de los coordinadores de este campeonato, afirmó que lo más importante es que “los niños puedan tener un futuro” y puso como ejemplo a dos jóvenes que gracias a esta iniciativa social lograron aprobar los exámenes de acceso a la universidad para comenzar sus estudios en medicina.

Río de Janeiro / EFE



Ver comentarios