Enviar
Castigos de la nueva Ley de Tránsito eran desproporcionados, coinciden diputados
Multas de tránsito se reducirían a la mitad
• Sistema de puntos en las licencias divide a las fracciones que negocian una reforma a la legislación

Natasha Cambronero
[email protected]

Reducir a la mitad las multas económicas con que serán sancionados los conductores, será una de las modificaciones a la Ley de Tránsito.
No obstante, dicha medida no regirá para quienes manejen de forma temeraria o bajo efectos del alcohol, pues por cometer cualquiera de estos dos delitos se deberán pagar unos ¢270 mil, como lo establece la legislación actual. A esta decisión llegaron las diferentes fracciones de la Asamblea Legislativa.
Así mismo, coinciden en que quienes manejen con alcohol en la sangre deberán ser sancionados, mas no ir a la cárcel, si la infracción se comete solo una vez.
Pero existen diferencias en la cantidad de puntos que un conductor debe perder para que le quiten la licencia, o si bien es mejor eliminar este sistema.
En cuanto a las sanciones económicas, las bancadas coinciden en que deben ser proporcionales a la infracción y por eso se deben disminuir a la mitad de lo que actualmente están.
“Las multas eran muy altas y teníamos que disminuirlas y llegamos a un acuerdo con las demás fracciones. La reducción será para todas las infracciones excepto aquellas que estén relacionadas con el consumo de alcohol y los excesos de velocidad”, dijo Alberto Salom, jefe de fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC).
Otra de las reformas que se harán a la ley es sancionar con prisión de dos a cuatro años a quienes reiteradamente sean detenidos conduciendo bajo efectos del alcohol o a más de 120 kilómetros por hora.
Si bien, la Ley de Tránsito establecerá que quienes manejen con más de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre serán sancionados económicamente, existe una diferencia con el nivel que se castiga con cárcel, pues el Código Penal establece que es 0,75 gramos.
En este aspecto la fracción del PAC pretende que ambos sean de 0,5 gramos, pero aún no se logra un consenso entre las bancadas.
De aprobarse la moción de los rojiamarillos, un conductor podría ser detenido luego de haber consumido entre dos y tres cervezas o tragos. Pero de no avalarse el consumo permitido subiría a entre tres y cinco cervezas.
De igual forma, aún existen divergencias en torno al sistema de puntos y si este debe tener 50 ó 200 puntos, o bien eliminarlo de la legislación.
“El tema de los puntos debe ser proporcional, no puede ser que a un conductor le quiten 20 puntos por andar sin cinturón y a una persona en estado de ebriedad la sanción sea de 25 puntos, no hay lógica, hay que mejorarlo”, afirmó Jorge Eduardo Sánchez, jefe de fracción de la Unidad Social Cristiana.


Ver comentarios