Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Mujeres inversoras se abren paso en la moda

Bloomberg | Jueves 20 agosto, 2015

Las mujeres impulsan la economía de la moda. Shutterstock/La República


Mujeres inversoras se abren paso en la moda

 Las mujeres impulsan la economía, pero rara vez manejan el capital riesgo, actividad que ha modificado la vida económica de millones de personas.
Es por eso que lo que está ocurriendo en TSG Consumer Partners, firma de capital riesgo que administra unos $3 mil millones en activos, podría parecer sumamente sorprendente.
TSG, fundada en 1987, se ha hecho un nombre invirtiendo con éxito en marcas de consumo, sector en el que las mujeres –que controlan el 80% de las compras familiares- son quienes tienen la última palabra.
Ahora TSG se está abriendo camino en el mundo de la moda, otro negocio en el que los clientes son mayoritariamente mujeres… y que depende de varias operadoras mujeres para poder moverse en una industria notoriamente veleidosa.
“Es muy distinto tener experiencia personal con una marca o rubro”, dijo Jennifer Baxter Moser, directora gerente de TSG. “Hemos caminado las tiendas y vivido en estos rubros durante mucho tiempo”.
TSG no se propone resolver el problema de la desigualdad de género en la industria de capital riesgo, de 40 años de antigüedad. En la diez mayores firmas, sólo alrededor del 11% de los gerentes sénior son mujeres.
En TSG ese porcentaje es de casi el 40%. Pero Moser y Paula Sutter, máxima responsable ejecutiva de TSG Fashion, dicen que están bien posicionadas para detectar inversiones potencialmente redituables en indumentaria y bienes de consumo.
No es tarea fácil: estas industrias están plagadas de empresas que podrían haber sido exitosas o alguna vez lo fueron, de American Apparel Inc. a Abercrombie Fitch Co.
Sin embargo, en cierto modo, Moser y Sutter simplemente están siguiendo los consejos de Warren Buffett: invertir en lo que uno conoce. A Moser, por ejemplo, le gustaba comprar en Revolve Clothing, un minorista online que ofrecía ropa del estilo de Los Angeles.
A tal punto que convenció a Resolve de venderle una parte de su empresa a TSG. Muchas firmas de inversión prueban los productos y los servicios antes de colocar su dinero allí.
Pero, cuando los fundadores de Revolve Michael Mente y Mike Karanikolas revisaron sus listas de clientes, descubrieron que Moser era una clienta habitual.
“Hace la diferencia: les da un conocimiento que otros no tienen”, dijo Karanikolas, de 37 años. “Tienen una relación cercana con las marcas que representan”. TSG empezó a pensar en dedicarse a la indumentaria en 2007 pero dio marcha atrás cuando la recesión estadounidense afectó el bolsillo de los consumidores.
Moser dijo que la firma necesitaba tiempo para estudiar las empresas y elaborar normas para medir su potencial de inversión. Además de Revolve, TSG adquirió participaciones en Paige Denim y Alexis Bittar, fabricante de joyas.
“Como firma de capital riesgo, la presencia de mujeres tiene mucho sentido. Aportan una perspectiva muy diferente”, opinó Randy Allen, profesora de administración de la Escuela de Graduados Samuel Curtis Johnson de la Universidad Cornell. “Tienen una visión distinta para analizar el potencial de una compañía”.

Bloomberg