Mujeres se resisten al encanto de la aviación
Enviar

Convertirse en piloto, tanto comercial como privado, tripulante de cabina o encargado de operaciones en aeropuertos, parece que no seduce suficiente a las costarricenses.

La aviación es una industria que tradicionalmente ha sido dominada por hombres y hay cifras que lo corroboran.

De la totalidad de licencias para pilotos comerciales emitidas en 2017, el 95% es para hombres y únicamente 33 pertenecen a mujeres, de acuerdo con cifras de la Dirección General de Aviación Civil.

Solo el 3% de los pilotos privados corresponde a féminas y si se habla de controladores aéreos, la cifra llega casi al 15%.

La única rama de la industria en que las mujeres superan a los hombres es en tripulantes de cabina: donde solo el 32% de las licencias fue para varones.

El costo elevado de las carreras, la falta de becas y la ausencia de las aerolíneas con bandera nacional podrían ser algunos factores que expliquen esta situación.

Curiosamente, Costa Rica tiene a una mujer presidiendo la Asociación Internacional de Mujeres en la Aviación (IAWA, en inglés); se trata de Alina Nassar, quien es abogada y notaria especialista en derecho aeronáutico.

Para ella, aún quedan barreras de género para derribar si se quiere lograr una industria más inclusiva.

“La aviación es una actividad muy importante para el país, por todos los beneficios que trae en términos de competencia, turismo y desarrollo económico, aún hay que trabajar para que los procesos de reclutamiento sean más inclusivos”, explicó Nassar.

Otro factor que se ha de tomar en cuenta es que el crecimiento de quienes se matriculan en escuelas de aviación es relativamente poco cada año.

Por eso, esas instituciones realizan estrategias de mercadeo para atraer al público, al tiempo que sostienen que no existen barreras de género.

“Las escuelas no hacemos diferencia entre hombres o mujeres, al contrario, queremos que más personas se inscriban en cualquiera de estas carreras, para ello realizamos ferias en los colegios para acercarnos a nuestros potenciales estudiantes”, contó Mauricio Pereira, asistente de Operaciones de la academia Aensa.
Aquellos que deseen convertirse en pilotos deben pasar por varias etapas: lo primero es cursar el programa teórico que se compone de siete materias, las cuales tienen un valor promedio entre $200 y $300 cada una, dependiendo de la escuela.

Una vez que el estudiante aprueba tres de esos cursos, obtiene la licencia de piloto estudiante y podrá iniciar con las horas de vuelo; cada una cuesta entre $180 y $200.

Se requieren al menos 40 horas completadas para tener el permiso para operar vuelos chárteres, mientras que para tener la facultad de ser aviador comercial se necesitan como mínimo 150 horas.

Estas cifras significan que para trabajar con una aerolínea comercial se requiere invertir al menos $27 mil.

“Nuestra oferta busca atraer estudiantes en cuanto salgan de los colegios, estamos apostando por aliarnos con Conape y otras entidades que apoyen con el financiamiento de la carrera, queremos trabajar el modelo de que los estudiantes aprendan lo necesario en dos años; con las mujeres ocurre que el miedo a las alturas es el principal obstáculo para ingresar a este mercado”, comentó Erick Arce, gerente de Mercadeo del Instituto Aeronáutico Centroamericano (IACA).

Por otra parte, algunas escuelas optan por brindar cursos y charlas motivacionales para atraer estudiantes.

“La pasión por la aeronáutica está creciendo a un ritmo exponencial de la mano con la oferta laboral para profesionales capacitados; este recurso humano se perfila para el mercado internacional, estudios indican que para los próximos 20 años se requerirán unos 500 mil nuevos pilotos y en Latinoamérica el crecimiento será de un 10%”, aportó Jimmy Carvajal, asesor académico de Aerobell Flight School.

Esta academia también brinda una plataforma en línea conocida como E-Fly Academy, la cual permite estudiar los cursos por Internet con acceso las 24 horas, desde cualquier dispositivo con una simple conexión, incluso ofrece un programa especializado de inglés para pilotos.

Quienes deseen ahondar en el conocimiento aeronáutico pueden ingresar a los sitios de la escuela: www.aerobellfs.com o www.eflyacademy.com.

Se estima que en el mercado internacional, un piloto comercial puede ganar entre $38 mil y $50 mil, dependiendo de la compañía para la que labore y tienen la modalidad 3/3, es decir, tres meses de trabajo y tres de descanso.

Estas compañías piden como mínimo 1.000 horas de vuelo, entre otros requisitos, para contratar a un piloto, ya sea hombre o mujer.



Ver comentarios